Tribunales

El BBVA, condenado a pagar 18.668 euros por vender productos de alto riesgo como depósitos

Un juzgado de Palma ha obligado al BBVA a pagar 18.668 euros por la venta de productos de alto riesgo financiero bajo la condición de depósitos a plazo fijo, un fraude que según ha informado hoy la Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios (Ausbanc) ha perjudicado a unas 60.000 personas en España.

En rueda de prensa celebrada hoy en la capital balear, el delegado de Ausbanc en las islas, Carlos Hernández, ha explicado que la sentencia del juzgado asegura que el BBVA emitió contratos financieros atípicos bajo la denominación "engañosa" de depósitos, lo que supuso unas pérdidas de 15.672 euros a los clientes afectados de la entidad bancaria.

Los contratos financieros atípicos son un tipo de producto de ahorro en los que los clientes entregan unos valores o dinero a su entidad y ésta se compromete a devolverlos dependiendo de la cotización de unas acciones o de un índice bursátil, con lo que el ahorrador corre el riesgo de perder su inversión.

Ausbanc, que ha presentado varias demandas ante los tribunales, ha denunciado hoy que los contratos financieros atípicos eran presentados a los clientes con la apariencia de un depósito de alta remuneración sin riesgo, cuando la realidad es muy distinta, y aseguró que la mayoría se colocaron entre personas de avanzada edad, que no tienen precisamente el perfil de inversor arriesgado.

Según los datos de esta agrupación, BBVA captó 2.902 millones de euros en estos productos; Banesto, 2.321 millones; SCH, 829 millones, e Ibercaja, 440 millones.

Quejas a la CNMV

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha recibido cientos de quejas por este tipo de productos, lo que provocó que este organismo impusiera a las entidades de crédito que le informaran de todos los detalles de este tipo de contratos que comercialicen entre sus clientes y que presentaran a partir de entonces un folleto informativo con cada emisión.

En el contrato por el que ha sido condenado en primera instancia el BBVA, los ahorros de los clientes estaban vinculados a la evolución de las acciones de Telefónica, lo cual comportaba un elevado riesgo que desconocían sus suscriptores, según Ausbanc.

La devaluación de las acciones de la operadora provocó que los clientes del BBVA sólo percibieran 12.646 euros de los 36.060 depositados, apuntó Hernández.