Tribunales

Martha Stewart, condenada a pasar cinco meses en la cárcel

Cinco meses de cárcel, cinco más de reclusión domiciliaria, 30.000 dólares de multa y dos años de libertad vigilada. Esa es la pena, menor de lo esperado, con la que una juez condenó ayer a la empresaria y estrella de la televisión, Martha Stewart, por obstruir a la justicia en la investigación de la venta de unas acciones.

La empresaria no empezará a cumplir su condena hasta que se resuelva un recurso que interpuso su abogado, una acción judicial que normalmente tarda un año en resolverse. Pese a este retraso Stewart no evitó reconocer, ante las televisiones y los ciudadanos que se congregaban a la puerta del palacio de justicia, su dolor: 'Es un día triste para mí, para mi familia, para mi querida compañía y sus empleados'.

Stewart, de 62 años, esperaba condena ayer tras ser declarada culpable en marzo de varios delitos de obstrucción a la justicia por la investigación de la venta de sus acciones de la farmacéutica ImClone, una empresa de un amigo, Sam Waksal. Los investigadores querían probar si había cometido un delito de información privilegiada puesto que la familia Waksal vendió acciones de ImClone antes de saberse oficialmente que las autoridades negaban la comercialización de su único fármaco. Stewart alegó que había acordado con su broker, Peter Bacanovic, vender a determinado precio y la fiscalía se tuvo que contentar con procesar a los dos, básicamente, por mentir. Con la venta de las acciones Stewart evitó perder unos 51.000 dólares.

Antes de su comparecencia ante la juez, Miriam Goldman Cedarbaum, Stewart pidió clemencia. Y en cierta medida le fue concedida porque en delitos como estos la pena se mueve entre los 10 y 16 meses de cárcel. No obstante, la juez argumentó su rebaja en el hecho de que era su primer delito y que su sentencia de culpabilidad ya había sido ejemplarizante. Cedarbaum no llegó a cambiar su pena de cárcel por el servicio social (ayudando a mujeres a montar empresas) que Stewart había sugerido.

No hay seguridad de qué penal registrará a una mujer también conocida como la diva del hogar, con una fuerte proyección social y que construyó un imperio mediático y de decoración a partir de una pequeña compañía de catering. Por lo que se refiere al arresto domiciliario, Stewart se quedará en una de sus casas a las afueras de Nueva York donde tendrá que llevar un brazalete electrónico que permita saber a la policía controlarla.

La estrella televisiva promete que volverá

Martha Stewart declaró ayer que lamentaba que algo personal se hubiera desproporcionado tanto y fuese tan gravoso para su empresa Martha Living Omnimedia, una compañía que, después de todo, se apoya en su imagen.

Las cosas han ido mal desde que comenzó el proceso. Los programas de cocina y decoración en radio y televisión que Stewart protagonizaba se han cancelado. En los últimos meses la publicidad de sus revistas ha caído un 70% y más de 200 personas han perdido su empleo. En 2003 la empresa perdió 2,7 millones frente a los 19 de beneficios que registraba desde que salió a Bolsa en 1999. Entonces su capitalización bursátil era de 2.520 millones. Ayer rondaba 536 millones. Stewart pidió que el público comprara sus revistas y productos para animar la publicidad y apoyar a la empresa. La otrora musa mostró fortaleza y prometió ante las cámaras: 'Volveré'.