EDITORIAL

Cambios en la banca

Algo profundo está cambiando en la banca española. O más bien en los usos y costumbres de los clientes de la banca española. Al menos eso es lo que se detecta tras analizar el último informe sobre el sector financiero elaborado por el Banco de España. En él se recoge que los bancos tradicionales han perdido algo más de cuatro puntos de cuota de mercado entre 2000 y 2003. O que el SCH y el BBVA se dejaron casi un punto tan sólo en el último ejercicio. Los grandes beneficiados han sido las cajas de ahorros, aunque en 2003 también perdieron algo de mercado, y, muy especialmente, ING Direct. La filial española del grupo holandés se ha convertido, polémica sobre su modelo de negocio incluida, en la gran protagonista del escenario financiero español de los últimos años. Su agresiva y atractiva oferta y el incremento de la cultura y de las exigencias del público son las claves de su notable éxito.