Pacto de Estabilidad

Bruselas expedienta a seis nuevos miembros de la UE y a Grecia por su déficit

La Comisión Europea constató la existencia de una situación de déficit excesivo durante el año pasado en seis de los nuevos países miembros. Chipre, República Checa, Hungría, Malta, Polonia y Eslovaquia superaron el umbral del 3% previsto en el Pacto de Estabilidad.

El Ejecutivo comunitario también aprobó los primeros programas de convergencia de los nuevos miembros, que abarcan el periodo 2004-2007 y en los que se incluye unos plazos para la reducción del exceso de déficit aceptados por Bruselas. Las recomendaciones formuladas por la Comisión Europea para que se constante la existencia de un déficit excesivo así como sobre sus programas de convergencia serán presentadas al Consejo de ministros de Economía y Finanzas (Ecofin) del próximo 5 de julio.

Para el conjunto de los diez nuevos países miembros el déficit público se situó en 2003 en el 5,8% y se prevé que pasé al 3,2% en 2006, hasta situarse en los niveles permitidos por el Pacto a partir de 2007.

El déficit de Grecia, en el 3,2%

Además, la Comisión Europea constató hoy que Grecia incurrió en un déficit excesivo el año pasado al alcanzar el 3,2% del PIB, y consideró que debe tomar las medidas necesaria para reducirlo a los niveles permitidos en 2005. Bruselas propone que Atenas disponga de cuatro meses tras la ratificación del Ecofín para adoptar las medidas correctoras que se consideren suficientes para situar en 2005 el déficit por debajo del límite que marca el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, según el comunicado.

El Ejecutivo comunitario mostró además su preocupación por el alto nivel de la deuda pública, que en 2003 fue del 103%, muy por encima del valor de referencia del 60% y se espera que este año no baje del 102,8%. Bruselas considera que el alto nivel de deuda y su escaso ritmo de reducción es un motivo de preocupación, sobre todo en un periodo de "alto crecimiento nominal".

En cuanto las medidas que las autoridades griegas deberían adoptar para poner en orden sus cuentas públicas, Bruselas considera que deberían ser "principalmente de naturaleza estructural y deberían ser de, al menos, un punto del PIB" durante 2004 y 2005. Por otra parte, la Comisión Europea recomendó a las autoridades griegas que mejoren la recogida y proceso de datos para corregir "las serias diferencias constatadas".