Farmacia

Pfizer desembolsará 339 millones para evitar el juicio por incentivar a médicos

El líder mundial del sector farmacéutico, Pfizer, pagará 339 millones de euros para evitar ser juzgado por presuntos pagos a médicos para que éstos recetaran sus fármacos. Otras grandes compañías afrontan acusaciones similares.

Pfizer, el primer fabricante mundial de medicamentos, ha decidido pagar al menos 339 millones de euros (400 millones de dólares) para evitar una demanda civil, según fuentes consultadas conocedoras del proceso.

La compañía ha sido acusada de que su filial Parke-Davis ha realizado pagos a médicos para que prescribieran el fármaco de la firma contra la epilepsia, Neurontin, que supone al año unas ventas valoradas en 2.700 millones de dólares.

'Pfizer no quiere tener un juicio sobre esto y no creo que ninguna otra gran compañía este dispuesta a ello. Es mejor pagar y seguir adelante', dice Ira Loss, analista de política farmacéutica de Washington Analysis, una organización que aconseja sobre inversiones institucionales.

La farmacéutica adquirió Parke-Davis cuando compró Warner Lambert por 120.000 millones de dólares en junio de 2000. Según adelantó Pfizer en su memoria anual, los hechos por los que ha sido acusada ocurrieron antes de que comprara Warner Lambert. Paul Fitzhenry, portavoz de Pfizer, declinó hacer comentarios sobre la decisión de la empresa

La acusación contra Pfizer partió de Thomas Franklin, empleado de Parker-Davis. Franklin contó que la empresa farmacéutica regalaba viajes a los Juegos Olímpicos a médicos para que prescribieran Neurontin. Hace dos meses Pfizer informó en un comunicado que el Departamento de Justicia de Estados Unidos estaba también investigando la política de marketing seguida por la compañía en relación con otros dos medicamentos.

Farmacéuticas en problemas

El Gobierno estadounidense estudia también las prácticas de marketing mantenidas por otras grandes farmacéuticas. Bristol-Myers, Eli Lilly o Schering-Plough son algunas de ellas.

Astrazeneca fue declarada culpable en 2003 por un caso similar. Entonces tuvo que pagar 355 millones de dólares. Tap Pharmaceutical, una empresa creada por Abbott y Takeda Chemical, accedieron en 2001 a pagar 875 millones de dólares para cerrar un caso parecido sobre su medicamento contra el cáncer, Lupron.

El pasado mes, 11 directivos de Tap Pharmaceutical se sentaron en el banquillo para explicar por qué se pagó a diversos médicos viajes a Hawai y entradas para los conciertos del grupo Rolling Stones.

Por otro lado, el presidente de Pfizer, Hank McKinnell, manifestó ayer en París que está satisfecho con el tamaño que actualmente tiene el laboratorio. McKinnell anunció su propósito de crecer mediante el lanzamiento de nuevos productos y los acuerdos con otras empresas, informa Europa Press.

'Creceremos gracias a nuestra investigación y alcanzando acuerdos con otras compañías. Las absorciones nunca serán nuestra estrategia número uno', agregó.