Rebaja

Hacienda rebajará el IVA de la música al 4% y el de los libros al 1%

La ministra de Cultura anunció ayer una rebaja del IVA en el sector editorial, que pasará del 4% actual al 1%, y para la música, a la que quiere situar entre los productos de IVA reducido. Esto significará que los discos tributarán al 4% frente al 16%. Esta medida, aplaudida por la industria cultural, podría encontrarse con la oposición de la UE.

El Gobierno establecerá un 'simbólico' 1% del impuesto sobre el valor añadido para la producción escrita y llevará a cabo una reducción del actual 16% al 4% en el IVA aplicable a la producción musical, según anunció ayer la ministra de Cultura, Carmen Calvo, en declaraciones a la Cadena SER. Esta medida responde al cumplimiento de una de las promesas electorales con las que el PSOE concurrió a las urnas el pasado 14 de marzo y también a los compromisos que Zapatero dejó entrever en el debate de investidura.

'Estamos hablando de la música que tiene un IVA muy alto (...) de permitir que la compra de música y de libros sea cada vez más fácil, de que los ciudadanos compren cultura y que los creadores puedan vivir profesionalmente', explicó la ministra.

Esta iniciativa, que ayer fue aplaudida desde todos los sectores relacionados con la cultura, situaría a España como el país de la UE con menor IVA para los CD y como uno de los más bajos en el caso de los libros, sólo por detrás de Reino Unido, Irlanda y Chipre que tienen el 0%. Sin embargo, mientras en el caso de los libros parece que no habrá problema para situar el IVA en el 1%, no está tan claro que el Gobierno pueda conseguir un impuesto reducido para los discos.

La ministra cree que la reducción del impuesto impulsará ventas y producción

De hecho, la propuesta del Ministerio de Cultura de segar el IVA de los discos desde el 16% actual al 4% requerirá la aprobación unánime de todos los miembros de la UE. El Departamento de Fiscalidad de la Comisión recuerda que los discos compactos no figuran en el listado aprobado por la UE para beneficiarse de un IVA reducido y, de hecho, Francia lleva más de dos años presionando en vano para que los discos se añadan a ese privilegiado anexo. 'Alemania ya ha dejado claro que no permitirá nuevas excepciones, de modo que la propuesta española no tiene futuro', auguran fuentes del Departamento europeo de Fiscalidad.

Por su parte, fuentes de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) consideran que esta medida podría suponer un importante impulso a la industria musical al mismo tiempo que pondría freno a la piratería, sobre todo la musical. 'Esta reducción del IVA favorecerá a todos los estamentos, desde los autores a los consumidores, pasando por las casas discográficas y las empresas de distribución. Pero los más beneficiados serán los autores noveles'.

La venta de discos legales durante el año pasado generó un volumen de negocio de unos 550 millones de euros, lo que supone un IVA de 88 millones que se podrían ver reducido considerablemente si la medida prospera.

A juicio de la ministra, esta reducción impositiva 'va a suponer una rebaja real en el precio final que pagarán los ciudadanos, fomentando la compra y también la producción' de libros y de música.

Esta misma idea mantienen fuentes de la industria editorial. Antonio María de Ávila, director de la Federación de Gremios de Editores, recuerda que siempre que ha habido reducciones en el IVA han aumentado las ventas, y señala el precedente que hubo a principios de los noventa, también con el Gobierno del PSOE, de rebajar el IVA de los libros desde el 7% al 3%, aunque luego se subió al 4%.

El año pasado la industria editorial española facturó 2.750 millones de euros (datos provisionales), lo que supondría unos ingresos para Hacienda de 110 millones por concepto de IVA.

La UE se resiste a ampliar las excepciones

La directiva sobre el IVA detalla las 17 categorías de productos que pueden beneficiarse de un IVA reducido. La lista se cerró por unanimidad en 1992 y su modificación requiere el mismo consenso. Y no es fácil conseguirlo. Francia, por ejemplo, ha sido incapaz de introducir el IVA reducido para la hostelería, a pesar de que fue una promesa electoral de Chirac.

En el caso de los CD, podría incluirse en el anexo que reserva un trato fiscal favorable para actividades culturales. Aunque la UE suele resistirse a ampliar las excepciones, porque aleja las posibilidades de llegar a un IVA armonizado.