Sindicatos

Benito abandona la carrera por la secretaría general y da libertad de voto a sus seguidores

El líder de la Corriente Alternativa, que es como ha denominado a sus seguidores Rodolfo Benito, aguantó hasta el último momento la incógnita de si presentaría o no su candidatura a la secretaría general de Comisiones Obreras. Finalmente, Benito, que partía con el 17% de los apoyos -incluso menos que el sector crítico de Agustín Moreno-, decidió no presentarse como candidato a dirigir la central para los próximos cuatro años.

Según explicó el propio Benito tras anunciar su decisión, lo que le ha llevado a abandonar sus pretensiones es que no quiere 'distorsionar el debate de fondo, que se puede distraer con la presentación de tres candidaturas'.

Lo que sí hizo la corriente de Benito fue presentar una lista de candidatos a la Ejecutiva Confederal. Las razones argumentadas para presentarla fueron que el modelo económico que defiende su sector 'encaja con las prioridades del nuevo gobierno' y, en segundo lugar, porque desea defender una política social que frene cualquier reforma de la Seguridad Social que implique un recorte en la cuantía de las pensiones.

Precisamente, esta es la principal diferencia entre Benito y Fidalgo, que el primero exige que el octavo congreso confederal explicite que CC OO no apoyará un aumento del número de años que se tienen en cuenta para calcular la pensión, algo a lo que se niega el líder del sindicato, que no descarta que esta medida sea necesaria.

No obstante, tras dos años de dura oposición interna de Benito, el que no se presente a la secretaría general ha sido interpretado por algunos como la prueba de que 'las diferencias son más personales que de contenido'.

Si bien Benito aseguró ayer que 'no ha dado ninguna consigna' de voto a sus seguidores, que podrán elegir a Fidalgo o a Moreno para elegir el sindicato.

Según algunos cálculos, Agustín Moreno, el líder del sector crítico, podría conseguir, además de los apoyos de sus seguidores, más de la mitad de los de Benito. En cualquier caso, la victoria de Fidalgo está garantizada porque aún el en caso de que Moreno consiguiera todos los votos de los críticos, los de todos los seguidores de Benito y alguna fuga de la mayoría, contaría con un techo de voto del 44%.