EDITORIAL

Auditar al sector público

En el sector privado está claro qué se debe auditar y cómo. Algo tan obvio está pendiente de definir en el ámbito público, y es hora de aclararlo por ley. æpermil;sta es una de las aportaciones del primer Congreso Nacional sobre la Auditoría en el Sector Público, inaugurado ayer en Toledo. Los representantes de los auditores, privados y públicos, coinciden en este encuentro sin precedentes en la conveniencia de trasladar a lo público el modelo privado de control de las cuentas. Es una propuesta que merece todo el apoyo.

La transparencia es una de las apuestas del nuevo Gobierno. Bienvenida sea. En un Estado de las autonomías que ha alcanzado cotas de autogobierno impensables hace poco, es cada vez más necesario un nuevo modelo de control de las cuentas públicas. A las transferencias les ha acompañado un enorme incremento de recursos en todas las Administraciones. Tan evidente es que el Tribunal de Cuentas no abarca todo este campo con su actual estructura como que el control se debe extender con igual rigor a todas las Administraciones, central, autonómicas y locales. En estas últimas es en las que parece mayor el trabajo por hacer.