Nuevo Gobierno

Solbes se despide de Bruselas con una "sensación agridulce" sobre el Pacto del Estabilidad

El comisario europeo de Economía saliente y futuro vicepresidente del Gobierno, Pedro Solbes, ha hecho hoy un balance satisfactorio de su gestión en la Comisión Europea (CE), aunque reconoció "una sensación agridulce" por el incumplimiento en varios Estados miembros del Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC).

"Con el Pacto, los resultados no siempre han sido siempre lo que nos esperábamos", admitió el comisario. En la actualidad, Francia, Alemania y Portugal son objeto de procedimientos de infracción por haber transgredido el límite del 3% del PIB para el déficit fiscal, mientras que Reino Unido, Países Bajos e Italia podrían imitarles en las próximas semanas. Pese a ello, considera que la existencia del Pacto "ha evitado los derrapes del déficit" en que anteriormente incurrían las economías europeas, al tiempo que ha posibilitado el debate "en la opinión pública".

"Me marcho con una sensación agridulce", resumió, antes de dejar su puesto en la Comisión este fin de semana, lamentando no haber tenido tiempo de plantear su anunciada propuesta sobre el refuerzo del gobierno económico en Europa y la reinterpretación del Pacto de Estabilidad. No obstante, calificó globalmente de "fructífero y atractivo" su mandato de casi cinco años en la Comisión y destacó en particular la introducción "histórica" del euro, al que "ya no prestemos tanta atención", explicó, lo que "demuestra que ha sido un gran éxito".

En cuanto a cuestiones más delicadas, Solbes reconoce que pensó dimitir "todos los días" desde que estalló el escándalo por el fraude financiero en la Oficina de Estadísticas (Eurostat) aunque terminaba por concluir que era "más oportuno mantenerse en el puesto". Sostiene que "me tocó a mí, como le podía haber tocado a cualquier otro", ya que tenía su origen en prácticas anteriores a su llegada a la Comisión, y ha agredecido al presidente Romano Prodi el respaldo que le proporcionó durante la crisis, sin el que hubiese sido "más difícil" superarla.

Reformas por venir

Se mostró partidario de hacer "algunas correcciones", pero no de acometer una reforma en profundidad del texto. "Pienso que hay que agotar los márgenes de aplicación de una norma, antes de cambiarla", dijo Solbes, que abogó en particular por mantener el 3% del PIB como límite para el déficit nominal.

El comisario insistió en que el envejecimiento de la ciudadanía plantea incertidumbres sobre el futuro de los sistemas de pensiones de los países europeos y recalcó por tanto la necesidad de situar la deuda pública en límites moderados, particularmente cuando no se cuenta con fondos de garantía como el de España.

Solbes dijo desconocer si la propuesta sobre la gobernanza económica será presentada por el actual Colegio de Comisarios o por el que tome el relevo a partir de noviembre. Dependerá del momento en que se pronuncie el Tribunal de Justicia de la UE sobre la denuncia de la CE por la suspensión de los procedimientos de déficit excesivos contra Francia y Alemania. "Si es en junio o julio, esta Comisión está preparada para hacer la propuesta. Si es en octubre, será más complicado", aventuró.

Elogios de Jaime Caruana y Luis de Guindos

En Madrid, el gobernador del Banco de España, Jaime Caruana, destacó la capacidad "absolutamente sobresaliente" del futuro vicepresidente segundo para dirigir la política española cuatro años, y recordó que ha sido la persona que más ha defendido en Europa la estabilidad presupuestaria. Caruana mostró su confianza sobre "la capacidad y el deseo" de Solbes de mantener también en España el saneamiento de las cuentas públicas y aplicar una política de "ortodoxia fiscal". También Luis de Guindos, tuvo palabras elogiosas para con Solbes en su última rueda de prensa como secretario de Estado de Economía. "Es un gran profesional y sabe perfectamente lo que hay que hacer con la economía española", dijo de él, antes de desearle "a él y a su equipo toda la suerte del mundo".