Cada día un análisis

La subida de tipos puede ser transitoria

El viernes de la semana pasada, tras la publicación de las últimas cifras de desempleo en EE UU, que eran casi el triple de los esperado, el precio de la deuda pública comenzó a caer. La aparente buena marcha de la economía norteamericana no había conseguido ir acompañada por una creación de empleo que estuviera a la misma altura. Ahora, tras muchos meses de zozobra, la creación de empleo parece haber llegado al fin, y con ella el repunte de tipos de interés de medio y largo plazo, que ya están anticipando una eventual subida de los tipos oficiales estadounidenses.

Los tipos de la deuda pública ya tuvieron un fuerte sobresalto en junio de 2003 cuando con motivo de un aparente cambio en la apreciación que sobre la marcha de la economía de EE UU tenía la Reserva Federal iniciaron un movimiento alcista que duró hasta el otoño. Tras ello volvieron a caer llegando en marzo a niveles muy cercanos a los de junio del año anterior.

¿Qué va a suceder en esta ocasión? La economía sigue creciendo, y eso debería augurar que el repunte de tipos va a mantenerse. Sin embargo, sus fuertes desequilibrios siguen sin corregirse, y tampoco se puede pensar que vayan a continuar indefinidamente. Es dudoso que a finales de este año se vaya a poder sostener el ritmo de crecimiento. Lo que hace pensar que, otra vez, la subida de tipos de interés podría ser transitoria.