Automoción

Los accionistas de Daimlerchrysler critican la gestión de Schrempp

El presidente de Daimlerchrysler, Jürgen Schrempp, se tuvo que enfrentar ayer a las duras críticas vertidas por buena parte de su accionariado, que le acusó de haber dilapidado 40.000 millones de capitalización bursátil. El grupo comprende marcas como Mercedes-Benz, Chrysler, Mitsubishi, Smart, Jeep o Dodge.

El valor en Bolsa de la compañía se ha depreciado algo más de un 50%, hasta los aproximadamente 35 euros que cuestan los títulos desde que Daimler-Benz se integrara con Chrysler en 1998.

No fue esta la única crítica que soportó ayer Schrempp. Su alianza con el fabricante japonés Mitsubishi, del que posee el 37%, hace aguas por las abultadas pérdidas del fabricante del legendario Colt. Aparte de las pérdidas en que incurrió en el año fiscal que concluyó en marzo, necesitará una ampliación de capital de unos 5.000 millones, de los que Daimlerchrysler debería aportar al menos 1.850 millones, la parte correspondiente al 37% de su participación. Por primera vez, el fabricante germano-estadounidense reconoció la posibilidad de dejar el capital de Mitsubishi, tras anunciar que cree posible abandonar 'todas las cooperaciones' que tiene en el presente, si la retirada tiene sentido 'desde el punto de vista económico'.

A modo de respuesta al accionariado, Schrempp expuso un horizonte más halagüeño para Daimlerchrysler. El directivo aseguró que prevé una mejora neta del beneficio en 2005 y 2006. Respecto a Chrysler, Schrempp expresó su satisfacción por la 'tendencia positiva' registrada desde el tercer trimestre de 2003, que se mantuvo hasta marzo de 2004.