Crisis

DaimlerChrysler anuncia que retira el apoyo a Mitsubishi

DaimlerChrysler no participará en la ampliación de capital de su socio nipón Mitsubishi Motors y se plantea vender su participación del 37%. Así lo ha decidido su consejo de supervisión, que zanja con su salida la crisis que desde hace meses ha crispado la relación entre ambas compañías automovilísticas.

El quinto fabricante mundial de automóviles ha rechazado acudir al rescate financiero de la empresa japonesa, que atraviesa una grave crisis con una deuda de unos 10.000 millones de dólares (8.400 millones de euros). Hoy ha confirmado que no acudirá a la ampliación de 5.000 millones de euros que Mitsubishi Motors pondrá en marcha próximamente y anunció que su consejo de administración abandona la futura cooperación con el constructor asiático, basándose en la falta de un acuerdo aceptable con los demás accionistas.

En una teleconferencia con inversores y periodistas, el director de Finanzas del grupo, Manfred Gentz, comunicó que se plantean la posiblilidad de vender su participación del 37% en la japonesa, aunque puntualizó que la mantendrán hasta ver cómo actúan los demás accionistas de Mitsubishi. Gentz explicó que la necesidad de capital de la japonesa es "muy, muy elevada" y añadió que desde la perspectiva de DaimlerChrysler los rendimientos esperados no han sido satisfactorios, razón por la que se ha decidido no participar en la ampliación de capital. El director de Finanzas dijo que es demasiado pronto para buscar un nuevo socio en Asia, si bien aseguró que el consorcio germano-estadounidense debe replantearse la estrategia en dicho continente.

Por su parte, el grupo industrial Mitsubishi se ha comprometido hoy a apoyar financieramente a su filial automovilística tras el anuncio de DaimlerChrysler. A través de un comunicado declaró que "continuará otorgando un respaldo total a la revitalización financiera de Mitsubishi Motors". La nota concluye con la promesa del grupo empresarial de hacer más anuncios en breve, una vez haya "evaluado" el panorama que deja el inesperado abandono de la alemana.

Una relación difícil

DaimlerChrysler, el mayor accionista de Mitsubishi, anuncia esta retirada pocos días después de una intempestiva junta anual de accionistas del fabricante alemán en Berlín, en la que su presidente, Jürgen Schrempp, fue duramente criticado por las elevadas pérdidas generadas por Mitsubishi y sus ambiciosos planes de expansión global. Schrempp optó entrar en Mitsubishi con una participación de 2.000 millones de dólares (1.680 millones de euros) en el año 2000 como parte de su estrategia de convertir a DaimlerChrysler en un constructor global y emplear al grupo nipón como trampolín en los mercados asiáticos. En una junta extraordinaria celebrada ayer, sus accionistas se negaron a aceptar cualquier plan de rescate, lo que deja el futuro del gigante japonés en el aire.

La Bolsa responde

La Bolsa de Tokio se vio obligada hoy a suspender temporalmente la cotización de las acciones de Mitsubishi Motors hasta que los inversores digerían este divorcio empresarial. En su vuelta al mercado, los títulos del fabricante de coches se desplomaban un 25%. Bien distinto ha sido el efecto de la decisión en la cotización de la alemana. En la Bolsa de Francfort, los títulos de DaimlerChrysler han liderado hoy el tren alcista, con un repunte del 5,7%.