Investigación

Issing califica de "calumnia" la acusación de haber falsificado estadísticas

El economista jefe del Banco Central Europeo, Otmar Issing, rechazó hoy la noticia publicada por una agencia de noticias que, citando fuentes internas del BCE, le acusa de falsificar las estadísticas económicas sobre la eurozona para ajustarlas a la decisión de mantener los tipos de interés.

Durante el transcurso de una rueda de prensa convocada para informar sobre la investigación económica de la entidad, Issing manifestó que se sintió personalmente muy afectado por "esta calumnia". El economista indicó que el BCE emplea las proyecciones internas, junto con otros análisis e información para asesorar al Consejo de Gobierno a la hora de evaluar la política monetaria y que sería un gran error confiar exclusivamente en las estadísticas para tomar estas decisiones.

La entidad publica dos veces por año, en junio y diciembre, los pronósticos de crecimiento e inflación de los dos países del euro mientras mantiene para su uso interno otros dos pronósticos trimestrales. Fueron precisamente los datos internos de marzo los supuestamente manipulados por Issing, algo que el economista germano negó rotundamente, tras resaltar que, si bien nada está por encima de la crítica, la acusación supera todo lo soportable al tratarse de una calumnia. La evaluación de tres expertos externos concluye que el nivel de investigación económica del BCE es "bastante positivo", teniendo en cuenta el corto tiempo desde su creación, en junio de 1998, pero enfatiza que el banco no aprovecha aún todo su potencial de investigación.