EDITORIAL

Convenios más ágiles

La CEOE se queja de la extenuante lentitud con que se negocian los convenios y reclama más 'agilidad' en el proceso. Para conseguirlo, sugiere que se termine con la prórroga automática de los convenios. Los datos que maneja la patronal confirman plenamente el diagnóstico de falta de agilidad negociadora: de media, los convenios siguen vigentes 369 días más del plazo para el que estaban previstos y las negociaciones para sellar un nuevo acuerdo duran 194 días. Parece, pues, más que razonable la queja de la CEOE.

La prórroga automática del convenio implica que todos los aspectos no salariales (horario, vacaciones, etcétera) que no son modificados de mutuo acuerdo se prorrogan con carácter indefinido. De ahí la resistencia sindical a cambiar el modelo. Una resistencia que tiene cada vez menos sentido. Para sobrevivir, la empresa y sus relaciones laborales deben moverse al ritmo que marca el mercado. Y los sindicatos lo saben.