Cajas

El 24% de las cajas renueva presidente tras la Ley Financiera

La Ley Financiera, que impuso en 2002 topes en los mandatos de los presidentes, y las elecciones de turno han provocado la salida de al menos 11 ejecutivos en el último año, lo que afecta al 24% de las cajas. Las más afectadas son las tres vascas y las catalanas.

Renovación forzosa y algún sobresalto han sido los protagonistas del recambio que ha impuesto la Ley Financiera en la presidencia de las cajas. Desde noviembre de 2002, cuando se aprobó la norma, al menos 11 ejecutivos de otras tantas entidades han dejado el cargo. Uno más, el de Caixa Manlleu, tendrá que cesar en 2005.

No en todos los casos ha sido por los topes que fija esta ley: un 50% de peso político en los consejos, un máximo de doce años como consejero (dos mandatos de seis años) o la edad máxima de 70 años para ser vocal del consejo, a no ser que la ley autonómica establezca otra cosa. Por ejemplo, en Bancaja y las cajas vascas las elecciones parciales en asambleas y consejos que se realizan cada dos años han forzado el cambio.

Estas entidades, la renovación de cargos han traído sorpresas. Julio de Miguel, con seis años al frente de la valenciana Bancaja, anunció el pasado octubre que no se presentaba a la reelección. Al igual que hizo el mes pasado Fernando Spagnolo, presidente de la guipuzcoana Kutxa. Adujeron motivos personales. Pero las razones políticas planean en ambos casos. El PP ha querido colocar al ex presidente de la Generalitat valenciana, José Luis Olivas, como sucesor de De Miguel, en una maniobra que refuerza la influencia del ministro Eduardo Zaplana en Bancaja. Mientras, tras la renuncia de Spagnolo estaría su enfrentamiento con el Ejecutivo de Juan José Ibarretxe. Decidió unirse a la Vital en la denuncia al Tribunal Superior de Justicia por la ley de cajas, la misma postura que han tomado PP y PSOE al denunciarlo ante el Constitucional.

Los motivos políticos planean en las renuncias de los altos cargos de Bancaja y Kutxa

Quedan por adaptarse a la Ley Financiera las dos manchegas, Caja Castilla-La Mancha y Caja Guadalajara.

La única vía que tienen los políticos para remover cargos cuando las leyes dejan poco resquicio es forzar una renuncia, apuntan expertos en el sector de cajas.

Además de la renovación en las tres cajas vascas, los presidentes de cuatro de las diez cajas catalanas, La Caixa, Caixa Penedès, Sabadell y Manlleu se han visto afectados por el límite de 20 años en el consejo de la caja. El de Manlleu, con 24 años en la entidad, agota su mandato en 2005. El relevo de mayor impacto fue el de Josep Vilarasau en marzo del año pasado gracias al pacto de CiU y PP para desalojarle de la caja. Ricardo Fornesa ha recibido el testigo. En las cajas catalanas, la ley ha provocado un relevo generacional al sustituir a algunos de los presidentes de más edad de todo el sector.

Mientras, el recambio en Caja España ha sonrojado a más de uno en el sector. El enfrentamiento político provocó la salida de Juan Manuel Nieto Nafría, tras el pacto de PSOE, el partido leonés UPL y UGT. Victorino González está ahora al frente.

Los ejecutivos que ceden la presidencia

¦bull; Josep Vilarasau, presidente emblemático, con 27 años al frente de La Caixa. Un pacto de CiU y el PP provocó su salida el 20 de marzo de 2003.


¦bull; Julio de Miguel, tras seis años en Bancaja, ha sido sustituido por José Luis Olivas, un hombre de Zaplana.


¦bull; Pascual Jover ha cedido la presidencia de Vital a Gregorio Rojo, de perfil socialista.


¦bull; Fernando Spagnolo será sustituido este mes por Carlos Etxepare, propuesto por PNV.


¦bull; José Ignacio Berroeta pasó el testigo en septiembre a Xabier de Irala, ex presidente de Iberia, tras trece años en el cargo.


¦bull; Sebastián Battaner selló diez años de estabilidad en Caja Duero el 24 de septiembre. Julio Fermoso ocupa el puesto.

¦bull; Juan Manuel Nieto Nafría, al margen de la Ley Financiera, se vio obligado a dejar la presidencia de Caja España por acuerdo de la mayoría del consejo.


¦bull; Eduardo Francés no obtuvo los votos para ganar a José María Arribas en Caja Burgos.


¦bull; Miquel Pocoví salió en enero del año pasado de Sa Nostra.


¦bull; Manel Grau dejó Caixa Sabadell en marzo de 2003 y fue sustituido por Lluis Brunet.


¦bull; Josep Parera, de 83 años, salió de Caixa Penedès hace un año tras 24 en la caja. Ocupa su cargo Josep Colomer.


¦bull; Pere Rifà tendrá que dejar Caixa Manlleu en 2005.

Renovación forzosa en las asambleascambios Las consecuencias de la intervención política Directivos cesados por discrepanciasConfianza en los nuevos Gobiernos y en Solbes

Los cambios no han terminado. Las reformas aprobadas a toda prisa por el PP vía ley de Acompañamiento de los Presupuestos provocarán movimientos en las asambleas (órgano que elige al consejo) de las cajas con presencia en todo el territorio nacional. Tienen que dar representación a ayuntamientos y clientes de autonomías donde tengan fuerte peso de negocio. En junio, las leyes autonómicas tendrán que estar adaptadas y las cajas empezarán a cambiar los estatutos. La Caixa es la más afectada y tendrá que triplicar el número de vocales no catalanes.

En muchas ocasiones, los directores generales encargados de llevar la gestión de las cajas chocan con los intereses de los gobiernos autonómicos que buscan influir en la marcha de las entidades. Estos enfrentamientos han provocado salidas forzosas en el sector, las últimas protagonizadas por Caja Rioja y Caja San Fernando. Caja España ha sido un claro ejemplo. Tardó más de un mes en nombrar nuevo director general (tras la polémica salida de Evaristo del Canto) a causa del enfrentamiento entre el PP y el PSOE, aliado con la Unión del Pueblo Leonés y UGT.

Las cajas confían en un periodo tranquilo en cuestión de normas con el cambio político en el Gobierno central. Y ahora hay más posibilidades que después del 14-M. La elección de Pedro Solbes como futuro ministro de Economía ha aliviado un tanto a las entidades financieras, que le preferían a él antes que al ex jefe del servicio de estudios del BBVA, Miguel Sebastián. En Cataluña, sin embargo, algunas cajas de ahorros temen los 'retoques' que ha anunciado Antoni Castells, consejero de Economía del Gobierno tripartito.