Emisiones

La aplicación de Kioto costará a España 19.213 millones, según un informe de PwC

Para PriceWaterhouseCoopers, España deberá financiar la emisión de 123 millones de toneladas de gases de efecto invernadero que superan el umbral comprometido en el año 2010. Según el informe, los sectores de transporte, generación de electricidad, agricultura y cemento serán los que tendrán mayor nivel de emisiones de CO2.

El mercado de emisiones es la fórmula elegida por la Unión para acercarse al cumplimiento del Protocolo de Kioto, que entra en vigor en 2008 y exige a la UE una reducción del 8% de sus emisiones entre 2008 y 2012 respecto de los niveles de 1990. La Comisión Europea tiene tres meses a partir de hoy para examinar los únicos cinco planes que le han remitido Alemania, Austria, Dinamarca, Finlandia e Irlanda, y aprobarlos o solicitar modificaciones.

A partir de la entrada en vigor del mercado de emisiones, el 1 de enero de 2005, más de 12.000 plantas industriales deberán ajustar sus emisiones a la cuota asignada o adquirir derechos de emisión suplementarios en un mercado virtual creado a tal efecto. Este mercado se nutrirá de las empresas que no apuren sus cuotas y pongan en venta sus derechos de emisión sobrantes. El precio fluctuará en función de la oferta y la demanda, entre 5 y 35 euros por tonelada de gas emitida, según calcula la Comisión.

Endesa e Iberdrola apuestan por avanzar

Las dos primeras eléctricas españolas se han referido hoy, entre otras cuestiones, al retraso de España en la presentación del Plan de Asignación de Derechos de Emisión. El consejero delegado de la primera, Rafael Miranda, sostiene que no es algo negativo, porque le dará la oportunidad de explicar sus planteamientos al futuro Gobierno, al que ofreció respeto y colaboración. "En algún momento tendremos que incorporar a la tarifa el coste medioambiental", dijo Pizarro, quien no pudo cifrar aún el impacto del Protocolo de Kioto, aún por decidir, sobre su cuenta de resultados.

Endesa, explicó, invierte cantidades importantes en limitar las emisiones contaminantes y regenerar las cuencas mineras, pero admitió que "el ahorro energético es algo que hemos descuidado". Por lo demás, la compañía "está bien": mejoró un 3,3% su beneficio neto en 2003 respecto del ejercicio precedente, hasta obtener 1.312 millones, con un plan de inversiones a 2008 de 13.100 millones.

También Iberdrola, para quien el futuro vicepresidente económico ofrece "garantías a futuro", expresó hoy su satisfacción por la creación de un Ministerio de Industria. El consejero delegado, Ignacio Sánchez Galán, aseguró que le "suenan bien" el impulso de las energías renovables y el cumplimiento de los compromisos de Kioto ("Kioto es la solución y no el problema", dijo Sánchez Galán citando un alto dirigente socialista), para lo que confía en que el nuevo Gobierno concluirá el Plan de Emisiones, resolviendo la polémica abierta al respecto.

Su presidente, Iñigo de Oriol, confía en que Zapatero resolverá el problema surgido con Endesa y otras eléctricas por el reparto de los derechos de emisión de CO2. La compañía espera que se impulse un marco de incentivos, como el que ayer mismo adelantó la futura ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, que permita cumplir con Kioto, y no de articular ayudas que sirvan para pagar los incumplimientos.