Balance

ING Direct capta el 13% del ahorro y consigue sus primeros beneficios en España

ING Direct obtuvo en 2003 sus primeros resultados positivos desde que se implantara en España en mayo de 1999: 11,1 millones de euros netos. Asimismo, captó el 13% de ahorro de los españoles en cuentas corrientes y depósitos bancarios, que lo convierten en el séptimo banco nacional con una cuota de mercado del 2,73%. El negocio hipotecario, que el banco lanzó en 2003 y se mantiene como una sólida apuesta, acumulaba hasta febrero un volumen de 211 millones.

Estos resultados obedecen al "importante aumento" del volumen de recursos captados, que creció un 34% a 7.883 millones, según su director general en España, César González Bueno. El directivo destacó la constancia en la captación de pasivo, a un ritmo anual de unos 2.000 millones, lo que refleja que el banco "responde a una necesidad constante de muchas personas que quieren ver retribuido su ahorro y tener liquidez total". Al cierre del primer trimestre de 2004, la entidad cuenta con cerca de 800.000 clientes y más de 8.300 millones de euros.

En 2002, el Banco Naranja contaba con 5.890 millones de clientes, captados a través de sus productos de ahorro, y su cuenta de resultados todavía presentaba pérdidas, superiores a los 25 millones. Un año después, la estrella de la cuenta de resultados ha sido el margen de intermediación (la diferencia entre el rendimiento que le proporciona el pasivo de sus clientes y la remuneración que paga por el mismo), con un crecimiento del 136,2%, hasta 72,5 millones.

Para González Bueno, el incremento responde al aumento del volumen gestionado, que permite sacar un mayor rendimiento casi con la misma estructura, así como a los ajustes de tipos que paga el banco a sus clientes, que se adecuaron en 2003 a un entorno bajista. Junto a esto, el director general de ING Direct añadió como causa de entrada de beneficios la contención de costes, un 15,9% superior (61,1 millones), junto a un crecimiento del 34% del volumen captado. Además, los clientes han migrado de forma masiva a los canales con menos costes para el banco y al final de 2003 el 66% de las operaciones se realizaban por internet, frente al 29% de 2000.

Para finales de 2005, según el director general, el banco habrá recuperado vía beneficios toda la inversión realizada desde su implantación, incluidas las pérdidas que ha tenido que soportar en anteriores ejercicios. Estudiar implantar nuevos productos, admitió, aunque considera "poco probable" que sean créditos al consumo, un área con tipos de interés altos, que no encajan bien en la política de ING.