Acción social

Las empresas y los particulares aportan por igual en acción social

Los proyectos de cooperación internacional, la atención a la infancia y la juventud y la discapacidad son las tres áreas en las que se concentran las preferencias de las empresas a la hora de dirigir sus acciones sociales. Es decir, suelen ser sectores poco controvertidos y de fácil aceptación, mientras que aquellos proyectos o iniciativas que están ligados a aspectos más controvertidos, como los relacionados con las prostitutas o la atención a los drogodependientes, suelen contar con menos aceptación por parte de las empresas.

En todo caso, las compañías realizan una aportación para acción social insuficiente y equiparable a la que procede de los ciudadanos particulares a través del 0,52% del IRPF, descontando lo que aportan las cajas de ahorros.

Según pone de manifiesto un informe elaborado por la Fundación Luis Vives, el mecenazgo social en España no supera los 215 millones de euros, de los cuales las cajas aportaron el 50,5% y las empresas ordinarias el resto.

Para realizar este estudio se han analizado 660 ONG auditadas así como 140 empresas que habitualmente son donantes y colaboradoras de entidades no lucrativas en materia de acción social.

La financiación abarca sólo a un 26,5% de las agrupaciones, fundaciones y otro tipo de instituciones sin ánimo de lucro, y la mayoría de ellas son de ámbito estatal.

Las cajas de ahorros son las grandes actoras de la acción social y, de ellas, la Caixa, Caja Madrid y la BBK figuran a la cabeza del ranking, acaparando el 52% de la aportación total en asistencia social. Sin embargo, las que proporcionalmente destinaron mayores recursos fueron Caixa Ontinyent, Caixa Sabadell y Caja Cantabria. Otras entidades prefieren destinar sus recursos a aspectos relacionados con la cultura, la investigación o la formación.

Imagen de desconfianza

El informe elaborado por la Fundación Luis Vives también refleja que una gran parte de las ONG adoptan una imagen de desconfianza ante las acciones que tienen que ver con la responsabilidad social corporativa que ponen en marcha las empresas.

Frente a algunas que consideran que no se trata más que de una fórmula para lavar su imagen y ofrecer un buen aspecto ante la opinión pública, otras intentan adaptarse a las exigencias del mecenazgo para recibir financiación, combinando los intereses tanto del sector lucrativo como del que no lo es.

El informe elaborado por la Fundación Luis Vives también resalta que el mecenazgo empresarial supone 'una oportunidad para las ONG de acción social, siempre que no pierdan su esencia no lucrativa'. El estudio añade que 'la clave del éxito parece radicar en la creación de sinergias de trabajo que se revelen capaces de sumar los puntor fuertes de las partes implicadas con metas compartidas'.

En cuanto a los expertos, el estudio de la fundación apunta un horizonte esperanzador, ya que las tendencias apuntan a que crecerá la aportación del sector privado a través de la mayor implicación de las empresas pequeñas y medianas.

ONG. Una radiografía

¦bull; Las más favorecidas son las dedicadas a temas relacionados con la discapacidad. Reciben el 1% del mecenazgo.

¦bull; Tienen una gran dependencia de las subvenciones públicas.

¦bull; El 60% de estas entidades recibe ingresos de fuentes privadas.

¦bull; La mitad de las entidades españolas carece de aportaciones procedentes del mecenazgo.