Sociedad de la información

El Observatorio del Notariado pide un pacto de Estado en tecnología

Se puede decir más alto, pero no más claro. 'España necesita urgentemente un pacto de Estado para el desarrollo de la sociedad de la información, en el que todas las fuerzas políticas colaboren para acercar el país a la media europea'. Esta petición de Fernando Pardo, fundador de la Asociación Española de Comercio Electrónico, fue formulada la semana pasada durante la segunda reunión del Observatorio del Notariado para la Sociedad de la Información, un foro de debate integrado por destacadas personalidades españolas del mundo empresarial, académico, periodístico y político.

Para este veterano de las telecomunicaciones, la situación política actual es especialmente favorable para el impulso de un pacto de este tipo por dos motivos: el Gobierno que ahora termina su mandato ya estableció un plan en este sentido (denominado España.es) y todos los partidos políticos han introducido en sus programas electorales apartados dedicados al desarrollo tecnológico que en sus partes básicas son muy parecidas, por lo que no parece, dice, que este tema se preste a grandes debates políticos.

'Si el futuro Ejecutivo tiene la tentación de empezar de nuevo, vamos a perder un tiempo precioso', subrayó. Y apuntó un ejemplo: España.es tiene un plan específico para impulsar el uso de las nuevas tecnologías entre las pymes, bautizado como Pymes.es, y que está dotado con 132 millones de euros para dos años. '¿Qué pasará si desaparece? ¿Habría que crear otra comisión asesora como la que hasta ahora ha presidido Juan Soto y empezar de cero? ¿Sacar de nuevo a concurso la consultoría que estudie las necesidades de la pyme?', se preguntó.

En la misma línea, Alfonso Gajate, presidente y consejero delegado de Islalink, señaló que 'el mejor pacto sería el del silencio, porque conducir a España hacia la sociedad del conocimiento no es una tarea fácil. Hay que construir sobre lo que hay y no tirarlo por la borda'. La pregunta que quedó en el aire fue qué hacer para que finalmente se logre un pacto de continuidad.

En el encuentro, celebrado en el Colegio Notarial de Madrid y al que acudieron más de 40 participantes no hubo disensión en este punto. El presidente del Observatorio, Javier Cremades, coincidió con el resto que el desarrollo de la sociedad de la información en España no debe ser un campo para la batalla política, ni una excusa para que un partido quiera colgarse medallas. Pero sí advirtieron que es un tema político: 'Es nuclear, porque afecta a todas las políticas (a la de educación, sanidad, justicia...)', indicó Miguel Ángel Eced, presidente de la Asociación Española de Usuarios de Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (Autelsi).

Eced, otro histórico del sector tecnológico español, subrayó que se entendería más la importancia de las nuevas tecnologías si el mensaje de los políticos fuera el que con su uso 'van a reducir el fracaso escolar un punto cada cinco años, en vez de vender la idea de que se van a dotar a las escuelas de miles de PC'.

Sergio Ruiz Mahillo, director de Ceres, la entidad certificadora de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre, defendió algunos trabajos hechos hasta ahora, como la creación de esta entidad que emite los certificados digitales que han ayudado a impulsar la Administración pública online y poner en marcha proyectos por internet muy exitosos como el de la Agencia Tributaria. Y destacó que ya existen en España 460.000 usuarios de la red realmente identificados o certificados, según datos de julio del Instituto Nacional de Estadística (INE), lo que representa al 4% de los internautas españoles, el doble que el año anterior.

El desarrollo de la sociedad de la información es un tema económico-social clave para un país, según coincidieron todos los asistentes. El uso de las tecnologías supone para las personas mayor bienestar y más calidad de vida, y a las empresas les permite ser más competitivas. 'Primero, porque disminuyen costes (simplificando sus procesos) y, segundo, porque pueden aumentar sus ventas gracias a que se abren a nuevos mercados', dijeron.

Por eso, la conclusión que expuso Fernando Pardo, el ponente invitado en esta ocasión por el Observatorio del Notariado, con el que colabora Cinco Días, fue: 'Mantengamos el plan España.es para ganar tiempo. Ciertamente se le han achacado algunos errores y estos se deben corregir. Por ejemplo, es importante hacer las consultas necesarias a todas las asociaciones empresariales y a todos los partidos políticos'.

Pocos internautas y escaso comercio electrónico minorista

El fundador de la AECE, Fernando Pardo, analizó diversos indicadores sobre la situación española e internacional en cuanto al uso de internet y su aplicación al comercio electrónico. Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), en España existen actualmente 12,1 millones de internautas, lo que equivale al 34,2% de la población mayor de 15 años. Una cifra aún pobre si se compara con otros países europeos o con EE UU, donde el 75% son internautas.

Los asistentes al acto destacaron la importancia de definir en las encuestas el perfil del usuario de la red, porque, por ejemplo, en España la proporción de internautas se eleva hasta el 68,1% si hablamos de personas de entre 15 y 24 años. 'Ahí estamos bastante equiparados (en EE UU es el 75%). Nos alejamos cuando avanza la edad, por eso nuestras estadísticas van a salir siempre mal paradas porque nuestra población va envejeciendo', lamentó Pardo. En España, sólo el 12% de las personas de entre 55 y 64 años navegan por la red y un 3,2% entre 65 y 74 años.

En cuanto al comercio electrónico minorista, el panorama español no es muy alentador a tenor de los datos. Así, mientras la media de compradores online en Europa se sitúa en el 16%, en España es del 9%, sólo por delante de Italia, Portugal y Grecia. Este dato no quita, sin embargo, que las ciberventas minoristas se vayan duplicando en España cada año: en 2001 se facturó 525,1 millones de euros, 1.163 en 2002 y unos 2.094 millones en 2003. 'Aun así, es insignificante porque representa el 2% del comercio al por menor', dijo Pardo, quien advirtió que la cifra será interesante cuando supere el 10%.

Según Miguel Ángel Eced, presidente de Autelsi, hay que contar con la pirámide de edad. 'La tercera edad es demandante de servicios, pero no creo que las aplicaciones actuales vayan a atraerles. Será por la televisión o el móvil y con transacciones más sencillas, como pedir hora al médico'.