Masacre en Madrid

Crespón negro en todos los rincones del mundo

El mundo expresó ayer su solidaridad con las víctimas de la masacre de Madrid. Concentraciones en grandes capitales y firmas en libros de condolencia colocados en las embajadas españolas se repitieron por todo el mundo.

Ayer fue un día de solidaridad internacional con España. Entre las múltiples concentraciones que se sucedieron destacan las de Lisboa, Roma, Londres o Moscú. En Lisboa, unas mil personas se concentraron en las puertas de la embajada española a la una de la tarde. Asistieron políticos de todas las formaciones parlamentarias, como el líder de la oposición, el socialista Eduardo Ferro Rodrigues. El presidente Barroso acudió a la gran manifestación de Madrid.

En Berlín, unas de dos mil personas desfilaron desde la Puerta de Brandeburgo hasta la embajada española para expresar su solidaridad y condolencia a las víctimas. Los manifestantes, alemanes y españoles, marcharon por la Avenida 17 de Junio detrás de una gran cruz blanca de madera, que es la que los organizadores del evento sacaron a la calle durante los años que perduró el Muro de Berlín cada vez que alguien caía al pie de aquella muralla.

La marcha se desarrolló en un ambiente solemne y en silencio, encabezada por una pancarta con la frase 'Velamos y rogamos por la paz', a la luz de las velas y al son de una campana.

'Hemos venido a expresar la solidaridad de los berlineses y a decir que seguiremos saliendo a la calle por una Europa sin violencia', dijo uno de los organizadores.

En París, unas dos mil personas se congregaron frente a la embajada española bajo los gritos de '¡Basta ya!'. Muchos de los asistentes portaban rosas blancas en la mano que fueron colocando a los pies de una bandera española.

Por su parte, la presidencia irlandesa de la UE propuso ayer a todos los países miembros de la Unión que dediquen tres minutos de silencio el próximo lunes, 15 de marzo, en memoria de las víctimas de los atentados de Madrid.

'Ello demostrará nuestro sentimiento colectivo de solidaridad con España y su pueblo y nuestra resuelta determinación para luchar contra la plaga del terrorismo que amenaza todas nuestras libertades básicas', recalcó el presidente de turno de la UE, el primer ministro irlandés, Bertie Ahern.

El primer ministro belga, Guy Verhofstadt, propuso ayer en una carta dirigida a Ahern que el Consejo Europeo, que reunirá a los líderes de la UE en Bruselas el 25 y 26 de marzo, analice los atentados terroristas de Madrid. El primer ministro belga propone también crear un centro de inteligencia europeo siguiendo el modelo de Europol (la oficina de policía europea), que centralizaría las informaciones de los servicios de policía, inteligencia y seguridad.

La solidaridad con España cruzó también el océano Atlántico. La policía brasileña interrumpió una dura huelga iniciada el martes en todo el país, que está provocando gigantescas colas en los aeropuertos, sólo para los pasajeros que fueran a Madrid. En Paraguay y Panamá, las concentraciones se produjeron también en las embajadas españolas.

De Nueva York a Washington, con Bush a la cabeza

Cerca de 1.200 personas se concentraron ayer en la calle 49 de Manhatan (Nueva York) a la entrada del Instituto Cervantes, bajo una bandera a media asta y con crespón negro.

Los manifestantes mantuvieron algo más de 3 minutos de silencio que finalizó con un fuerte aplauso. Entre los asistentes, había numerosos miembros de la colonia española y simpatizantes neoyorquinos.

En Washington, también tuvo lugar una concentración con público de similares características.

El presidente de EE UU, George Bush, acudió ayer a la embajada de España en Washington para firmar el libro de condolencias abierto, algo que también hizo el día anterior el secretario de Estado, Colin Powell.

Bush depositó una corona de flores bajo una bandera española que ondeaba en la embajada y volvió a agradecer a España su postura de 'firmeza ante el terrorismo'.

A las muestras de solidaridad del presidente Bush se unieron las del candidato demócrata a la presidencia, John Kerry, y las del Senado que en una declaración institucional aseguró que EE UU está 'hombro con hombro con los españoles en la guerra contra el terrorismo'. Desde la Cámara Alta y todos los partidos se hizo un llamamiento a no bajar la guardia en la lucha contra el terrorismo y se pidió que desde Washington y el resto del mundo se preste toda la ayuda a España para colaborar en la identificación y detención de los autores del ataque.

Para hoy, el Consejo de Residentes Españoles en Nueva York ha convocado otra concentración ante la sede de Naciones Unidas en protesta contra la masacre.