Fed

Multa de 10,6 millones a la filial neoyorquina de Crédit Agricole por deficiencias contables

La Reserva Federal estadounidense (Fed), encargada de la regulación de las actividades bancarias en Estados Unidos, ha impuesto al banco francés Crédit Agricole una multa de 13 millones de dólares (10,6 millones de euros) por las deficiencias contables detectadas en su filial neoyorquina, según un comunicado del organismo público.

La Fed y el departamento de Bancos del Estado de Nueva York subrayaron que la multa se debe a "deficiencias en los controles operativos, los riesgos de administración y la falta de conformidad con las leyes y regulaciones" por parte de la filial neoyorquina de Crédit Agricole Indosuez.

El banco "no cumplió en su totalidad con un acuerdo" de 2000 que suscribió con las autoridades estatales y federales, explica la Reserva Federal. Además, "no llevó a cabo un registro preciso y completo de sus archivos y libros sobre las operaciones de la filial de Nueva York y violó las leyes del Estado relativas a la entrega de informes bancarios" a las autoridades regulatorias.

La multa también resalta el carácter punible del acuerdo del Crédit Agricole por la adquisición de más del 10% del también banco francés Crédit Lyonnais sin solicitar la aprobación de las autoridades estadounidenses.

Lyonnais pasa factura

Por otra parte, Agricole ha comunicado hoy que obtuvo el pasado año 1.140 millones de beneficios, un 8,5% menos frente a los de 2002, debido en gran medida a los costos derivados precisamente de la integración del Lyonnais.

El total de los costes vinculados a dicha compra fue de 1.045 millones, con un impacto de 513 millones sobre la cuenta de resultados y 532 millones por la puesta en marcha de las sinergias, precisó. El resultado bruto de explotación (EBITDA) creció un 29,5%, a 3.832 millones, mientras el resultado corriente antes de impuestos lo hizo un 38,6%, hasta 3.518 millones.

Su presidente, René Carron, consideró 2003 "excepcional por el éxito de la oferta sobre Crédit Lyonnais, la adquisición de Finaref (que también absorbió) y el desarrollo vigoroso de las actividades de todos sus negocios". Mantuvo el objetivo de la entidad de ahorrar 760 millones hasta 2006, aunque retrasó la puesta en marcha de las sinergias en 2004 y 2005, por "el retraso del cierre de la operación" sobre Lyonnais.