Investigación

Halliburton asegura que la investigación de su contrato en Irak le restará liquidez

Halliburton dice en su memoria anual que las investigaciones sobre su labor en Irak ejercerán una fuerte presión en su liquidez. La empresa, que hasta 2000 estuvo presidida por el actual vicepresidente, Dick Cheney, está devolviendo sobre costes cargados al Gobierno de EE UU por la importación de gasolina a Irak.

Además podría retrasar la facturación de unos 400 millones hasta que acaben investigaciones como la de las cuentas presuntamente infladas en el contrato de servicio de comidas al ejército. Defensa podría iniciar una auditoría formal sobre sus trabajo en Irak, según la empresa. A Halliburton se le adjudicaron contratos en este país por parte del Gobierno sin que mediara concurso, lo que ha dado un mayor calado político al escándalo. Además el Tesoro investiga si tuvo relaciones con Libia e Irán, países que están o han estado en la lista negra del departamento de Estado.

Según Halliburton, el Gobierno es el responsable del 26% de sus ingresos.