Contratos

La SEC abre una investigación a Halliburton por pagos sospechosos al Gobierno nigeriano

Halliburton ha comunicado hoy que la Comisión del Mercado de Valores de EEUU, la SEC, investiga pagos en relación a un proyecto de gas natural en Nigeria. Las autoridades francesas acusan a su división Kellogg Brown & Root de sobornar a los autoridades del país africano para hacerse con un proyecto de gas natural cuando el actual vicepresidente de EE UU, Dick Cheney, aún era directivo de la multinacional.

En un comunicado, Halliburton reconoce que representantes del Departamento de Justicia y la SEC han pedido la cooperación de la empresa y que proporcione información sobre el proyecto. "Aunque Halliburton no cree haber violado" la ley, ha abierto una investigación" interna, explica la nota, tampoco es capaz de garantizar que Washington opine lo mismo.

Las sospechas se centran en un proyecto obtenido por TSKJ, compañía privada de responsabilidad limitada registrada en Madeira (Portugal) y propiedad a partes iguales de Technip, de Francia, Snamprogetti de Holanda, que es una filial de ENI SpA de Italia, JGC Corporation, de Japón, y Kellogg Brown & Root, una división de Halliburton. Según las autoridades francesas, ésta pagó 180 millones en sobornos para conseguir el proyecto cuando el actual vicepresidente de Estados Unidos, Dick Cheney, era directivo de Halliburton.

Halliburton y su subsidiaria Kellogg Brown & Root (KBR) han recibido contratos por unos 6.000 millones de dólares desde el año pasado. En los últimos meses, la empresa, la mayor contratista en Irak, ha copado titulares en los principales diarios estadounidenses por las sumas excesivas que ha cobrado al Gobierno por el suministro de alimentos y combustible en el marco de las operaciones de reconstrucción de Irak. Líderes del Senado han pedido que se investigue si hubo favoritismo hacia el grupo logístico en Irak, por la relación que tuvo Cheney con la empresa, aunque el vicepresidente asegura que en 2000 rompió todos los lazos con ella, al asumir su cargo político.

La suspensión de la huelga general modera el precio del brent

El precio del petróleo ha podido respirar hoy en Londres gracias a la suspensión de la huelga general en Nigeria. Aunque no ha llegado a interrumpir los suministros desde el mayor exportador africano, miembro de la OPEP e importante abastecedor de EE UU, sus tres días de duración han atenazado a un mercado especialmente sensible y alentado el rally alcista del barril. Nada más decretar los sindicatos el punto final a un paro generalizado que ha durado tres días, el crudo referencial brent de Londres descendía 29 centavos, hasta situar el barril en 35,45, después de que ayer éste se encareciera medio dólar. La evolución no ha podido verse en Nueva York, donde los mercados han cerrado sus puertas en señal de luto por el funeral del ex presidente Ronald Reagan. Los expertos, como el cártel mismo, temen que cualquier hecho devuelva los precios a los máximos que ostentaba a principios de mes, cuando registraron un récord absoluto en EE UU de 42,45 dólares, mientras el brent lograba un precio insólito en 13 años, de 39,12.