Precampaña

Zapatero promete al empresariado catalán una política de "respeto sin interferencias"

José Luis Rodríguez Zapatero ha viajado hoy a Barcelona a convencer a un grupo de empresarios catalanes de que el PSOE representa un cambio político "responsable" y que traerá un "buen gobierno" muy necesario "ante la crispación y dificultad de entendimiento" provocadas por el Partido Popular. El líder socialista, que ha almorzado con cerca de 600 representantes de las grandes empresas catalanas, ha puesto el énfasis en la necesidad de cambio, puesto que en su opinión el discurso del PP está ya "superado".

El secretario general del PSOE cree que es necesario que soplen en España aires nuevos, con distintos principios y convicciones, puesto que "el tiempo de mantener un proyecto político en base a una bandera y de una Constitución que es de todos, en base a un discurso de enfrentar regiones y territorios y de deslegitimar a la oposición ha sido ampliamente superado".

Alianza de objetivos

En caso de ser elegido presidente del Gobierno tras las elecciones generales del próximo 14 de marzo, Zapatero ha prometido administrar el voto mayoritario de los catalanes con "un respeto inmenso" tanto hacia la Generalitat como hacia la sociedad civil de la comunidad autónoma, y en especial con los empresarios, a los que ha prometido "una alianza de objetivos" que respete eso sí "el principio esencial de separación del poder político y el económico".

El líder socialista ha aprovechado el almuerzo para vender su programa económico a los empresarios, y ha querido diluir cualquier miedo al intervencionismo o dirigismo del Gobierno al asegurar que será "profundamente respetuoso con la vida empresarial" y no interferirá para nada en su desarrollo. Entre las apuestas que Zapatero ha desgranado destaca la puesta en marcha de un Tribunal de Defensa de la Competencia plenamente independiente para que el Ejecutivo no pueda meter mano en los procesos de fusión o privatización, o la adopción de medidas económicas y fiscales para favorecer la creación de empresas.

Además, Zapatero ha abogado por la superación del modelo de infraestructuras radial, con su epicentro en Madrid, en favor de una red que asegure el intercambio comercial entre los focos de poder económico.