Pymes

Siliken despega gracias al auge de la energía solar

La empresa de paneles solares Siliken, creada por cuatro emprendedores en 2001, logró el año pasado facturar un millón de euros. La elevada demanda de energía solar hace prever un aumento de las ventas hasta cuatro millones.

La energía solar está de moda y en Siliken lo están comprobando. La joven empresa valenciana nació para desarrollar nuevos materiales en la producción de energía solar, pero ha tenido que aparcar sus investigaciones para atender la demanda de paneles, que crece día a día. Según su director, Carlos Navarro, 'lo primero ahora es consolidar la fábrica de módulos, tener una base y estar asentados en el mercado'.

Carlos Navarro creó la empresa en 2001, junto a su hermano Gonzalo y Alfredo Puche, todos ellos ingenieros electrónicos o industriales. Un cuarto socio, empleado de banca, actúa como asesor financiero. Arrancaron con la ayuda del Centro Europeo de Empresas Innovadoras (CEEI) de Valencia y en abril de 2002 fabricaron su primer módulo comercial.

Siliken facturó ese año 150.000 euros y en 2003 alcanzó el millón de euros. Para este año prevé, como mínimo, multiplicar por cuatro las ventas y elevar los beneficios, que en 2003 fueron muy pequeños. 'La empresa está en beneficios desde 2002, con 270.000 euros de recursos propios, porque la inversión no ha sido muy grande', explica Navarro.

La razón de la poca inversión, y consecuentemente, baja amortización, es que Siliken diseña y fabrica sus propias máquinas. Según el director de la empresa, 'esto da agilidad financiera y mucha capacidad de crecimiento, porque una línea nueva en el mercado cuesta cinco veces más y casi medio año de plazo para disponer de ella, cuando nosotros la podemos tener en dos meses desde que tomamos la decisión de ampliar'. Siliken acaba de inaugurar nuevas instalaciones en Rafelbunyol (Valencia), donde tiene más espacio para sus líneas. 'La capacidad de producción es ilimitada, porque la generamos sin tensiones financieras', afirma Carlos Navarro.

En España existen sólo cinco empresas fabricantes de paneles solares, por lo que Siliken no tuvo problemas para introducirse en un negocio que no es nuevo, pero al que están accediendo muchas empresas y autónomos. La compañía asesora a muchos instaladores que se dedicaban a otros negocios y que han decidido entrar en éste. 'Se puede decir que el mercado está desarrollándose con nosotros y esto va a ir a más', asegura Navarro.

Los paneles solares se habían utilizado tradicionalmente para calentar agua. Sin embargo, varias medidas fiscales introducidas para promover la producción de energía han llevado a muchas empresas y particulares a instalar paneles en los tejados de sus fábricas o de sus casas.

Una instalación estática de seis kilovatios -hacen falta 100 metros cuadrados- supone una inversión de cerca de 40.000 euros, pero cuenta con subvenciones de hasta el 29% y créditos blandos, además de una bonificación fiscal del 10% de la inversión.

Navarro: 'Se prevé un boom con la nueva ley'

Un inminente real decreto sobre energías alternativas va a provocar, según Carlos Navarro, un boom en el sector, ya que los precios regulados van a ser muy atractivos para empresas y particulares que quieran invertir en producir energía solar.