Cerámica

Las azulejeras estudian fabricar en China

Las azulejeras españolas están planteándose ir a fabricar a China, primer productor mundial de productos cerámicos, cuya penetración en el mercado europeo preocupa a los fabricantes españoles. Los máximos responsables de la auditora y consultora Deloitte en la Comunidad Valenciana afirmaron ayer que varias empresas azulejeras han pedido estudios para tantear una posible deslocalización.

La aplicación en España del protocolo de Kioto, que obligaría a las azulejeras a una drástica reducción de las emisiones, con un aumento de los costes de producción del 34%, según la patronal Ascer, parece ser el motivo de que las empresas hayan optado por estudiar la posibilidad de producir en países con menos exigencias medioambientales y, por otro lado, con mano de obra más barata.

El sector azulejero está compuesto por más de 200 empresas, el 90% situadas en la provincia de Castellón, y emplea a más de 26.000 personas. Las empresas cerámicas están continuamente invirtiendo en renovación de maquinaria -básicamente, hornos- y en la ampliación de su capacidad.

La recomendación de Deloitte para todos los sectores, y no sólo para el azulejero, es que los centros de mando y las actividades que aporten valor añadido y riqueza al país se queden en España y que, si hay que deslocalizar, se lleve fuera la actividad que sólo aporta mano de obra barata. Según fuentes de la consultora, la mano de obra no es un factor tan importante en el coste final de los azulejos como puede serlo en sectores como el textil o el calzado, pero alcanza hasta un 30%.

La posible deslocalización en las empresas cerámicas no sería tanto una cuestión de cierre de empresas para fabricar fuera, como una desviación a China u otros países de las nuevas inversiones para ampliar la producción.

La patronal Ascer viene quejándose desde el segundo semestre del año pasado del aumento de las importaciones procedentes de China, aunque otras fuentes del sector apuntan hacia los propios industriales, algunos de ellos en la junta directiva de Ascer, como los que están trayendo estos productos. La importación de azulejos chinos en el primer semestre de 2003 aumentó un 626%, aunque todavía es pequeña. China es desde hace años el primer productor mundial de productos cerámicos, aunque hasta hace poco producía sólo para consumo interno y con calidades bajas, que no podían competir con los productos de Italia y España, los dos grandes exportadores mundiales.

La irrupción de China en el mercado mundial y la debilidad del dólar han perjudicado a las empresas españolas, que en los primeros 11 meses de 2003 presentaron 18 expedientes de extinción de contratos con un total de 477 personas despedidas. Ascer asegura que con el Protocolo de Kioto están en peligro 6.000 empleos.

Cierre de empresas

l La patronal azulejera Ascer asegura que, si se aplica el Protocolo de Kioto

al sector, tal como está planteado por la Unión Europea, tendrán que cerrar

64 empresas, se perderán unos 6.000 puestos de trabajo y crecerán un 34% los costes de producción de esta industria.