Fondos de pensión

Economía apremia para aprobar el reglamento de fondos de pensiones

Gestoras de fondos y sindicatos esperan que el reglamento de fondos de pensiones pueda aprobarse el próximo mes, in extremis, antes de que entre el nuevo Gobierno. Economía ha impuesto el trámite de urgencia al Consejo de Estado para que analice una norma que amplía la información al cliente y las posibilidades de inversión.

La tramitación ha sido larga, pesada y con retraso, pero tras dos borradores, el texto que ha pasado hace dos semanas al Consejo de Estado para que dé su informe no vinculante es el definitivo con escasos matices técnicos, según ha comunicado el Ministerio de Economía a las partes interesadas, entre ellas CC OO, UGT y la asociación de instituciones de inversión colectiva Inverco.

El nuevo reglamento, que desarrolla la ley de 1987 y su posterior texto refundido de 2002, exigirá a la gestora que suministre más información en cantidad y en calidad al partícipe, todo salvo cambios de última hora que los implicados descartan. A la hora de contratar un fondo, tendrá que incluir en el folleto informativo desde la política de inversión hasta el cálculo de los derechos consolidados que le correspondería al cliente rescatar al llegar a la jubilación. El partícipe tendrá que recibir trimestralmente, en vez de anualmente información en detalle de la evolución de su fondo (algunas gestoras ya lo hacen).

Además, se reduce de 15 a 7 días el plazo en el que la entidad tiene para movilizar su dinero a otro fondo, en cuanto lo pida el cliente. La publicidad que la gestora haga tendrá que ser 'veraz'.

La gestora tendrá que informar al partícipe de la política de inversión

El principal caballo de batalla de las negociaciones ha sido el control de las comisiones que supervisan los planes de empleo. En juego está el gobierno de los planes de grandes empresas como Telefónica, Repsol, BBVA, La Caixa, Caja Madrid, entre otras, que agrupan a más de 140.000 empleados. Son planes constituidos hace años y en los que los sindicatos cuentan con más del 51%.

Ahora, la nueva norma impone que la composición de estas comisiones de control sea paritaria, es decir, 50% de representantes de la empresa y 50% de los partícipes y beneficiarios (a través de las centrales). Pero, para los planes ya existentes (en torno a 1.600, entre ellos los de grandes empresas) permite otra composición siempre que se refleje en un acuerdo de negociación colectiva, según el último borrador.

Esto podría obligar a reabrir la negociación en grandes y medianas empresas sobre el control de los planes. Los sindicatos CC OO y UGT intentarán evitar que se produzca cualquier cambio, señalan las centrales. El plazo para adaptarse a la norma terminará en 2005.

El tercer aspecto fundamental de la nueva regulación es que abre las posibilidades de inversión. Reduce del 75% al 70% la inversión en mercados regulados y permite invertir en instrumentos derivados de créditos y otros, además de clarificar la inversión en otros fondos de inversión (con un tope del 20% de los activos) y de pensiones. Aclara, también, la inversión en inmuebles con un límite del 20%. Y limita al 10% la inversión en valores de una misma entidad y del 10% en empresas del mismo grupo.

'En general, el texto es positivo, aunque mejorable', coinciden en señalar Carlos Bravo, responsable de planes de pensiones en CC OO y Manuela Laborda, portavoz del área en UGT. Aunque, como apunta Ángel Martínez Aldama, director de Inverco, 'en unos dos años habrá que retocarlo para adaptarse a la nueva directiva europea'.

carencias Lo que falta en la norma

Las cestas de inversión por edades queda sin regular. Las gestoras veían bien distinguir políticas de inversión según la edad del partícipe, incluso en planes de empleo (contratados por empresas para su plantilla). Pero los sindicatos han criticado que en planes colectivos una gestión tan diversa podría ser afectar a la rentabilidad. Al final, el ministerio ha optado por no incluirlo.


Más transparencia a la hora de exigir a las gestoras una información más detallada de las comisiones de intermediación, apunta Carlos Bravo, responsable de planes de pensiones en CC OO.


Flecos por regular en las inversiones que pueden hacer los fondos de pensiones. Es otra de las carencias que detecta el sindicato. El reglamento deja para un desarrollo posterior permitir nuevas inversiones, según CC OO. Las gestoras, por su parte, creen que la posibilidad de que inviertan en fondos de inversión ha quedado regulada de forma un tanto restrictiva. La ley ya lo permitía pero las gestoras han obviado esta vía ante la falta de concreción.