Secretos de despacho

Una cueva con vistas en Yahoo

La postal impresiona. Al fondo, el distrito financiero de Azca; a la derecha, la exclusiva zona residencial de El Viso, y a la izquierda, una parte del elegante barrio de Salamanca. La vista no es de papel, la puede contemplar cada día, desde su mesa de trabajo, el director general de Yahoo España, Javier Rodríguez Zapatero. 'Es un lugar privilegiado. A veces sirve para relajarme, pero estoy tan concentrado en el trabajo que dispongo de poco tiempo para admirar el paisaje', explica este ejecutivo que comparte despacho con los directores financiero y jurídico de la empresa, 'los que me controlan'.

En Yahoo tienen la costumbre de bautizar todas las salas y despachos con nombres extraídos de películas, Banner contra Banner, Web site story, Odisea en el ciberespacio. Y el despacho de Rodríguez Zapatero, cordobés de 35 años, recibe el nombre de La cueva. A pesar de ello, su inquilino matiza que se trata de una cueva de puertas abiertas, 'donde todo el mundo puede entrar'. No le importa la falta de intimidad, 'al final, como compartes más cosas te haces más amigo de tus compañeros'.

Eliminar barreras de comunicación es su objetivo, 'con una voz o llamada se soluciona y de esta manera acabamos con mucha burocracia'. Si de algo se vale este directivo es de 'gente comprometida y de un buen ambiente de trabajo'. También necesita, además de luz natural, que la tiene garantizada, espacio para moverse a su antojo. Rodríguez Zapatero, licenciado en Económicas y Empresariales, no se anda con formalismos. En cualquier esquina de la oficina monta una reunión, incluso en la escalera donde el personal se reúne para echar un cigarro. El concepto de movilidad, para él, es muy importante. 'Puedo trabajar en cualquier sitio. Sólo necesito mi ordenador portátil'. Y su agenda electrónica. De lo demás puede prescindir.

'En internet hemos vivido un proceso de racionalización necesario. Había que hacer limpieza'

La filosofía de las empresas de internet, asegura, ha cambiado, aunque se siguen manteniendo ciertos valores. 'Antes era realmente insultante para los directivos de las denominadas empresas tradicionales. Había libertad absoluta. Eso está bien, pero tienes que tener ciertos criterios de control'. Rodríguez Zapatero reconoce que, de vez en cuando, y por deferencia a su interlocutor, se pone corbata. Sin embargo, sigue manteniendo algunos valores que caracterizaron durante una época a las empresas de internet. 'Siempre decimos lo que pensamos; eso sí, con respeto. Es importante que todos los que trabajan en esta empresa se sientan libres pero a la vez responsables', señala. Confiesa que su modo de trabajar pasa por acordar unos principios básicos por los que se debe regir la empresa y, a partir de ahí, ofrecer responsabilidad para el cumplimiento de su cometido.

Si algo odia es la palabra burbuja para referirse al fenómeno de internet de finales de la década de los años noventa. Y asegura que la crisis de este sector ha resultado, al final, positiva. 'Hemos vivido un proceso de racionalización necesario como el que puede vivir cualquier otro sector. Había que hacer limpieza. Es sano lo que ha ocurrido'. Rodríguez Zapatero exige a sus empleados tres cosas: integridad, responsabilidad y honestidad. La valía profesional se presupone. Trabaja una media de 12 horas al día, tiene 35 personas a su cargo y confiesa que el secreto de su gestión está en diseñar los objetivos, planear una estrategia y cuidar los recursos humanos. 'No fabricamos un producto tangible; nuestro producto depende de nuestra imaginación'. Toda decisión que se toma en Yahoo es fruto del consenso. 'Cuando se llega a un acuerdo hay que asumirlo y sobre todo es necesario comprender por qué se hacen las cosas'. Se define como un directivo generoso, capaz de compartir y enemigo de las imposiciones. 'Me gusta proponer y luego hacer'.

En su mesa siempre tiene cerca una gorra con el anagrama de la compañía. Le gusta rodearse de objetos y, de paso, crear moda con la marca Yahoo. De la decoración de la oficina se ocupa toda la plantilla, 'ellos deciden el cambio de imagen'. El mobiliario es funcional, de Ikea.

Un futbolín para liberar tensiones

Hace un tiempo toda empresa de internet con caché, cuenta Javier Rodríguez Zapatero, tenía que tener un futbolín con el que relajar nervios. 'Había tal nivel de estrés que era necesario tener una vía de escape para liberar tensiones'.

Ha pasado el tiempo, el ambiente en las empresas de este sector se ha tranquilizado un poco, pero lo que no ha desaparecido en Yahoo es el tablero con los futbolistas de madera. Es más, su director general, de vez en cuando, echa alguna partido.

Reconoce que fuera del trabajo se relaja jugando al pádel, al golf, practicando tenis o esquiando. Pero su verdadera afición es disfrutar del tiempo libre con su familia y sus dos hijos.

En su despacho no tiene fotos familiares a la vista. Las guarda en un lugar más íntimo, y tratándose de un ejecutivo de un portal de internet no podía ser de otra manera: en la pantalla del ordenador.