Cine

Disney pierde el acuerdo con Pixar, responsable de sus mayores éxitos

Los estudios Disney no están pasando por su mejor momento, ya que han sufrido un duro golpe al romper las negociaciones para prorrogar su colaboración con Pixar, compañía pionera en animación por ordenador y responsable de películas como Toy Story o Buscando a Nemo. Tras el anuncio, las acciones de Disney perdieron un 4% en su valor y cerraron a 23,54 dólares.

El anuncio llegó ayer por medio de un comunicado de los estudios Pixar, en el que su presidente, Steve Jobs, asegura que "tras 10 meses intentando llegar a un acuerdo con Disney" sobre la propiedad de películas de animación por ordenador se buscarán otras opciones.

Ambas empresas mantuvieron una alianza que en los últimos años fue la mayor fuente de ingresos y prestigio para la rama de animación de los estudios Disney. Las cinco películas que Pixar y Disney han sacado al mercado de manera conjunta desde 1995 han supuesto una taquilla mundial de 2.500 millones de dólares. Su último estreno, Buscando a Nemo, fue la película más taquillera de 2003 en Estados Unidos y aspira a cuatro candidaturas en la próxima edición de los Oscar.

Acuerdo en vigor hasta 2006

El acuerdo todavía en vigor mantendrá a ambos estudios unidos hasta 2006 e incluye el estreno de otros dos filmes ahora en producción. El primero de ellos, The incredibles, se estrenará en Estados Unidos en noviembre y se centra en una familia de superhéroes pasados de moda. El segundo transcurre en el mundo de las carreras de automóviles bajo el título de Cars y su estreno está previsto para 2005. Ambas estarán realizadas en animación por ordenador.

Disney también retiene los derechos de una posible nueva secuela de Toy Story, uno de los puntos en litigio que ha enfrentado en los últimos años a los dos estudios.

El anuncio de ayer representa un nuevo golpe para la directiva de Disney, que en los últimos meses ha anunciado el cierre de sus estudios de animación en Florida, Tokio y París, además de una drástica reducción de plantilla en su sede principal en Burbano (California).

Además, estos cierres se unen a las protestas expresadas por Roy Disney, sobrino del creador de los estudios y el único miembro de la familia que quedaba en la junta de la compañía Disney. Roy Disney presentó su dimisión a finales del año pasado y llamó a boicotear al actual presidente, Michael Eisner, por su mala gestión.

Pixar ha indicado que comenzará a buscar nuevas alianzas para la distribución de sus películas, negociaciones en las que en los últimos meses se habían interesado los estudios 20th Century Fox.