_
_
_
_
_
CincoSentidos

Navegando por ríos míticos

Cuando se habla de cruceros casi siempre a la mente llega la imagen de buques atravesando inmensos océanos o bordeando lejanas islas, pero navegar por los ríos forma parte también de los más ancestrales sistemas de transporte utilizados por el hombre. En ellos, si el viaje es por placer, se aúna el deleite de la estancia en un barco con el atractivo de las ciudades y paisajes que se cruzan a lo largo de los itinerarios.

Además en los cruceros fluviales quizá la huella del arte y la historia es más patente, como el que desde Moscú a San Petersburgo atraviesa los llamados canales de los zares, el río Volga y el lago Onega, el segundo más grande del mundo. Se trata de un viaje que se puede iniciar visitando los lugares más representativos de la capital rusa, como las catedrales, fortalezas y museos.

La navegación comienza por el canal de Moscú que conecta el río Moskva y la ciudad con el río Volga. Luego llega la ciudad de Uglich, fundada en el siglo X y utilizada por Iván el Terrible como base en sus ataques a los tártaros. En esta etapa del viaje se atraviesa también Yaroslav, otra de la ciudades del llamado anillo dorado.

A través de lagos, los canales de los zares y del Volga se llega a San Petersburgo

Al final de un recorrido que dura doce días y después de navegar por el río Svir, se llega a San Petersburgo, una de las ciudades más bellas de Europa, recorrida por decenas de canales. Este viaje, organizado por Uniworld, puede costar desde 1.498 euros a 4.450 euros por plazo, en función del camarote y del buque.

Entre las rutas fluviales con más éxito entre los turistas que escogen los ríos para conocer Europa están las que recorren el Rin y el Mosela, como la que va desde Colonia a Estrasburgo. También en estos cruceros, las ciudades que asoman a las orillas es el principal atractivo del viaje, pese a que además se atraviesen bosques y viñedos. Colonia, que cuenta con iglesias románicas y una impactante catedral gótica, Bonn o Linz, ciudad medieval a la que se accede por la puerta de la muralla cuando se llega por el Rin, son algunas de las etapas del viaje.

También se llega de una forma similar a Bacharach, ciudad medieval con cuenta con el castillo de Strahleck, para alcanzar después Rüdesheim, famosa por sus vinos, y Maguncia, capital del Estado de Renania-Palatinado. En ella se mantiene la huella, como se puede contemplar en su catedral románica donde fueron coronados varios emperadores en los siglos XI y XII, su espléndido pasado. Politours organiza este crucero, y el precio oscila entre 800 y 1.560 euros.

Si la elección es el Amazonas, el gran atractivo es la agresiva belleza natural. Una de las rutas posibles es salir de la ciudad brasileña de Manaos para pasar después por Boca da Valeria y Santarem. Y después de seis jornadas por el río este crucero alcanza el mar para llegar a la Guayana francesa, posteriormente alcanzar otras míticas islas del Caribe y concluir el crucero en el puerto de Bridgetown en Aruba. El precio por plaza de este crucero de Uniworld puede llegar a los 5.000 euros, con un mínimo de 1.600.

Un crucero por la fuente de la vida

El avión sobrevuela el desierto rumbo a Luxor. Como una aparición mística, el gran río, fuente de la vida, aparece allá abajo y al viajero le viene de golpe a la cabeza el relato tantas veces repetido en las clases de Historia Sagrada en los que se narraba cómo el Nilo se desbordaba dos veces al año y convertía en vida las áridas tierras abrasadas por el sol. Desde el aire se percibe con claridad el amplio vergel que abraza al río a lo largo de kilómetros. Ahora, vencida la estacionalidad de las crecidas, se ha convertido en un milagro permanente gracias a las esclusas que regulan la vida del Nilo.Pero el vuelo es circunstancial en este viaje. El verdadero protagonista se llama La dama del Nilo, una embarcación de lujo que compite con otras muchas en la realización de uno de los cruceros fluviales más tópicos, pero también de los más interesantes.Desde Luxor, remontando el Nilo hacia Aswan, en cuatro jornadas, la inmersión en los enigmas y bellezas de la antigua cultura faraónica es total. El valle de los Reyes, el templo de Karnac o los de Edfu o Kom Ombo se incluyen entre las maravillas de la historia de la arqueología universal. Entre visita y visita, La dama del Nilo navega lento ofreciendo amaneceres y puestas del dios Aton como es difícil admirar en otra parte.

Más información

Archivado En

_
_