Divisas

El euro recupera los 1,27 dólares

La moneda única continúa hoy imparable frente a la divisa estadounidense y ha logrado recuperar los 1,27 dólares, después de que el Banco Central Europeo (BCE) restara importancia a la incidencia del fortalecimiento del euro en la recuperación económica del área, que continuará afianzándose en 2004. EL BCE ha fijado el cambio en 1,2710 dólares.

En el informe mensual de enero, la entidad presidida por Jean-Claude Trichet ha constatado la incidencia ¢negativa¢ que está provocando este hecho sobre las exportaciones del área. Sin embargo, ha señalado que continuarán creciendo debido a la expansión de la demanda mundial. Por otro lado, el BCE también, ha mostrado inquietud sobre la "excesiva" fluctuación de la divisa.

El descenso del dólar ante la moneda común a los Doce responde a una asunción, por parte de los inversores, de que los rectores de la política monetaria en la eurozona no adoptarán, de momento, medidas que frenen las alzas de la divisa. Se apoyan en las manifestaciones del miembro del Consejo de Gobierno del BCE Nout Wellink, quien en una entrevista televisada aseguró que los avances del euro "no son excesivos", según trascendió ayer. æpermil;l mismo aseguró que un eventual recorte de tipos no frenaría sus ganancias. De todos modos, los analistas no consideran probable que el BCE se decida a reducirlos desde el 2% actual.

A ello, se suma la impresión de que EE UU no frenará el provecho que extraen sus exportaciones de un dólar más débil, máxime a nueve meses de las elecciones y a pesar de haber respaldado con frecuencia su apoyo a una divisa fuerte.

Los expertos dan por seguro que la debilidad del dólar, no sólo respecto al euro, sino frente a otras monedas fuertes, como el yen y el franco suizo, será debatida en la reunión de ministros de Finanzas y gobernadores centrales del G7 en Boca Raton (Florida, EEUU) los días 6 y 7 de febrero próximos. Trichet participará allí, por primera vez en calidad de presidente del BCE, tras haber sido un asiduo a estas conferencias periódicas durante más de una década en su anterior cargo como gobernador del Banco de Francia.