Acuerdo

ATB compra Babcock por la quinta parte de lo que pedía su matriz

La empresa austriaca ATB pagará 100.000 euros al grupo alemán Babcock Borsig por su filial española Babcock Borsig España, fabricante de bienes de equipo, aunque el precio pactado inicialmente era de un euro, informaron hoy a Efe fuentes de ATB. Representantes de las dos compañías cerraron el acuerdo de compraventa esta madrugada en Madrid después de resolver los últimos flecos.

Babcock Borsig se quedará con los 1,7 millones de euros transferidos recientemente desde su filial española que, según el grupo alemán, corresponden al pago de una deuda de BBE con su matriz. Esta empresa se hará cargo también de la indemnización del director general de BBE, Enrique Palomino, que ha presentado su dimisión.

La alemana Babcock Borsig acordó con la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) la venta de su filial española a ATB, operación que recibió el visto bueno de la Comisión Europea. Sin embargo, el pasado 13 de enero, el grupo germano anunció que estudiaba una nueva oferta presentada por las empresas noruegas Enviroarc y Aker Kvaerner.

Los sindicatos UGT y CCOO revelaron ayer que Babcock Borsig envió un correo electrónico a ATB en el que pedía una contraprestación de 500.000 euros para vender BBE. Finalmente, el grupo alemán ha cerrado el acuerdo de compraventa con la empresa austriaca por 100.000 euros.

La SEPI había defendido con insistencia la venta inmediata de BBE teniendo en cuenta la precaria situación de la empresa española. Según el grupo público, la española no podría recibir nuevos fondos hasta que se cerrara la venta a ATB, ya que la autorización de la Comisión se refería únicamente a ese propietario con su correspondiente plan industrial.

La SEPI vendió BBE (entonces Babcock Wilcox) a Babcock Borsig en octubre de 2001, pero la matriz alemana suspendió pagos en el verano de 2002, lo que obligó a buscar un nuevo comprador.