Escándalo financiero

La fiscalía italiana investiga a las auditoras de Parmalat

Los fiscales han incluido a las dos auditoras italianas de Parmalat, Deloitte & Touche y Grant Thornton, en la investigación por fraude en el grupo de alimentación. Por su parte, ayer se produjo un nuevo arresto, el del hasta hace una semana presidente de Banca Monte Parma.

Las dos auditoras encargadas de certificar las cuentas de Parmalat, Deloitte & Touche y Grant Thornton, ambas en Italia, ya forman parte oficialmente de la investigación sobre el colapso del grupo. Antes, se había implicado en el caso a cuatro auditores que trabajaban en las dos firmas, dos socios italianos de Grant Thornton y otros dos de Deloitte, pero de forma individual. Ahora, las autoridades han dado un paso más al investigar a las empresas como entidades.

Grant Thornton Italia tuvo que cambiar de nombre cuando la matriz estadounidense prohibió a la división italiana seguir utilizando esa denominación. Ahora opera bajo el nombre de Italaudit. Un portavoz de Deloitte no quiso hacer comentarios, aunque dijo a Reuters que nunca se ha considerado la posibilidad de excluir a la filial italiana de la red global.

La investigación también se centra en el papel de la banca en el agujero de 10.000 millones. Franco Gorreri, hasta hace unos días presidente de Banca del Monte di Parma y ex directivo de Parmalat, fue arrestado por presunto delito de asociación criminal, quiebra fraudulenta y falsificación de informes.

Por otra parte, el ex director financiero, Fausto Tonna, y un contable y auditor interno, Gianfranco Bocchi, fueron ayer trasladados desde la prisión de Parma a la sede del grupo, en un esfuerzo de los fiscales por reconstruir las cuentas. Tonna y Bocchi aseguran que sólo siguieron órdenes. Un equipo de auditores de Pricewaterhousecoopers, contratada para evaluar la situación patrimonial del grupo, estuvo presente.

Mientras, la fiscalía ha recibido 25.000 denuncias de inversores del grupo lácteo a través de asociaciones de consumidores. De ellas, 19.000 han sido presentadas ante la Guardia de Finanzas o directamente en el Palacio de Justicia milanés y las 6.000 restantes se han transmitido a través de la página web. Por su parte Capitalia aprobó un plan para resarcir a los inversores en bonos de Parmalat que le costará un total de 40 millones.

Ayer, el juez de Milán rechazó por tercera vez la petición del ex presidente de Parmalat, Calisto Tanzi, de arresto domiciliario por su arritmia cardiaca.

La UE propone mayor supervisión contable

La Comisión Europea ha empezado a evaluar algunas propuestas de reforma para las auditorías contables. Entre ellas, según Reuters, se estudia prohibir la responsabilidad compartida de las auditoras, como ha sucedido en el caso Parmalat con Deloitte & Touche y Grant Thornton. Hasta ahora, la auditora principal de una compañía puede no ser responsable de un escándalo contable si el problema surgió en una filial cuyas cuentas no fueron certificadas por ella. También se maneja la posibilidad de obligar a los países a tener supervisores independientes a los que las auditoras tendrían que presentar sus informes. Los organismos estarían encabezados por expertos no auditores, tendrían tareas de investigación y también el poder de imponer sanciones. Sin embargo, sus poderes quedan lejos de los asignados al recién creado supervisor en EE UU.