Balance

Sony Ericsson reduce un 64% sus pérdidas en 2003

El fabricante de teléfonos móviles Sony Ericsson registró una pérdida neta de 86 millones de euros en el ejercicio 2003, lo que significa una reducción del 64,3% en comparación con el déficit del año precedente, según ha informado hoy la compañía.

El grupo, una 'joint venture' de Sony y Ericsson, sumó unos ingresos de 4.673 millones de euros en 2003, lo que supone una subida del 12%, y vendió un total de 27,2 millones de terminales, un 19% más que en 2002. Las áreas estratégicas de GSM y estándares japoneses crecieron un 50 y un 15%, respectivamente, en su número de unidades comercializadas.

En el cuarto trimestre, Sony Ericsson confirmó el abandono de los 'números rojos' del trimestre anterior, al registrar un beneficio neto de 43 millones de euros, frente a la pérdida de 69 millones de euros del mismo período de 2002. La 'joint venture' atribuyó esta mejora al éxito de la serie T610, al exitoso lanzamiento de nuevos productos en Japón y dentro de los mercados GSM. Las ventas del fabricante de terminales se incrementaron un 16,4% en el último trimestre del año, hasta 1.437 millones, como resultado de la venta de 8 millones de unidades, lo que implica un incremento del 13% respecto al año pasado.

Resultados optimistas

El presidente de Sony Ericsson, Katsumi Ihara, expresó su satisfacción por anunciar "un nuevo trimestre de beneficios y un segundo semestre fuerte", y resaltó que tras la reestructuración de la primera mitad del año la compañía ha desarrollado "una plataforma operativa más sólida".

Sony Ericsson nació en octubre de 2001 como una sociedad conjunta con sede en Londres que agrupa las actividades de fabricación de terminales móviles de la compañía sueca Ericsson y la japonesa Sony, que controlan cada una de ellas el 50% de su capital.