Tecnología

Bruselas y Washington firman la paz sobre Galileo

Bruselas y Washington están a punto de zanjar cuatro largos años de conflicto sobre el futuro sistema europeo de navegación por satélite (Galileo). EE UU, aduciendo problemas de seguridad y de superposición de señales, se opuso desde el principio al despliegue de un sistema que a partir de 2008 acabará con el monopolio de su GPS (Global Positioning System). Las dos Administraciones esperan concluir un acuerdo sobre todas las discrepancias pendiente antes de final de mes.

'EE UU reconoce ya la importancia del sistema Galileo para todos los usuarios de la radionavegación por satélite', se congratulaba ayer la Comisión Europea por el talante negociador de Washington. Bruselas reconoce, sin embargo, que ha tenido que hacer concesiones a la Administración estadounidense respecto a la problemática coexistencia de la señal abierta de Galileo con la señal militar del sistema GPS.

Fiabilidad

La Comisión confía en que, aun así, la fiabilidad y precisión de la señal del sistema europeo siga siendo de una calidad suficiente como para garantizar el éxito comercial de sus servicios, porque a diferencia del GPS, la utilización de Galileo será de pago.

Los supuestos riesgos de la superposición de las dos señales parecen no plantear ya ningún problema. 'Los expertos europeos han sido capaces de convencer a sus colegas estadounidenses de que no habrá perniciosas interferencias', señala la Comisión. 'Espero que en la próxima sesión negociadora, el 29 y 30 de enero en Washington, se resuelvan todos los asuntos pendientes y se logre un acuerdo', afirmó ayer la comisaria europea de Transporte, Loyola de Palacio.