Auditoría

Adecco niega sufrir irregularidades mientras EE UU investiga su contabilidad

El director financiero de Adecco llama a la calma a través de una entrevista publicada en a prensa estadounidense y asegura que los ¢puntos débiles¢ de sus cuentas no son irregularidades sino que se trata de un control insuficiente sobre el balance. Por su parte, tanto el fiscal de Manhattan como la SEC han abierto sendas investigaciones para aclarar las dudas contables que afectan a la mayor empresa de trabajo temporal del mundo.

El gigante del empelo temporal Adecco trata de despejar las dudas sobre un posible escándalo financiero después de haber reconocido ¢puntos débiles¢ en la contabilidad de su filial norteamericana. En una entrevista concedida al diario The New York Times en director financiero de la compañía, Felix Weber, ha asegurado que los problemas no son tan graves como pudieran parecer a primera vista. Según Weber, no se trata de irregularidades contables sino que el control sobre las cuentas no es lo suficientemente bueno.

¢No es una cuestión de errores sino de juicio¢, ha señalado el responsable económico de la empresa al diario. ¢Queríamos retrasar [la presentación de los resultados de 2003] por un cambio en la forma de la auditoría y debido a ciertos puntos débiles detectados¢, dice. ¢Por eso hemos pedido una autoría y una revisión del balance en otros mercados¢, explica, aunque serán revisiones puntuales y no se trata de rehacer las auditorías.

Por su parte, tanto el fiscal de Manhattan como la SEC (la Comisión del Mercado de Valores estadounidense, por sus siglas en inglés) han abierto sendas investigaciones sobre las cuentas de Adecco, según publica el diario The Wall Street Journal Europe en su edición de hoy.

¢Puntos débiles¢

Adecco, la empresa líder a nivel mundial en el mercado del empleo temporal, reconoció ayer haber detectado ¢puntos débiles¢ en las cuentas de su filial Adecco Staffing Norte América correspondientes al ejercicio de 2003. A consecuencia de ello, las acciones de la compañía se desplomaron ayer en la Bolsa de Zúrich un 35%, aunque hoy logra una pequeña corrección.

Por ello, el grupo anunció ayer el aplazamiento sine die de la presentación de su balance del año pasado y ha encargado a un analista independiente la investigación para aclarar lo ocurrido. Aunque la identidad de este técnico no ha sido comunicada oficialmente, el Wall Street Journal indica que se trata de Daniel Kramer en colaboración con el bufete de abogados neoyorquino Paul, Weiss, Rifkind, Wharton & Garrison que actúa como asesor independiente.

La auditoría de las cuentas de Adecco corren a cargo de Ernst & Young desde que Arthur Andersen cesó en su actividad a consecuencia del escándalo de la quiera de Enron. En ambos casos, el responsable de firmar el informa de la auditoría era Mike Sills, que pasó de una compañía a otra con motivo de la crisis de Andersen. Así, su estampa figura en los balances de los últimos años. Sin embargo, según WSJ, Sills se negó a encargarse de las cuentas de 2003.

Menos ingresos

Este periódico también pone el acento en las palabras que, asegura, pronunció el máximo responsable de Adecco Norte América, el español Julio Arrieta. Según señala el rotativo, Arrieta fue obligado a retractarse hace algunos meses de su advertencia de que esta división aportaría menos de lo esperado a los ingresos netos de 2003.

El mercado de EE UU representa una cuarta parte de los ingresos de la empresa mientras Adecco Staffing supone el 90% de la facturación del grupo, casi 16.000 millones de euros en 2002.

La filial española, Adecco Ibérica, asegura que las dudas de la auditoría no afectan a sus cuentas, aunque sí ha planteado reparos al balance consolidado por no haber incluido a todas las firmas del grupo. En España la compañía cuenta con una plantilla de 1.400 personas y facturó en 2002 538 millones de euros. Cada día emplea a 35.000 personas a través de sus 300 oficinas en España.

Pequeña recuperación en la Bolsa

Las acciones Adecco recuperan una pequeña parte del terreno perdido en la sesión de ayer, en la que cedió un 35% de su valor al subir un 7% en la Bolsa de valores de Zúrich. Diferentes brokers y entidades financieras han rebajado sus calificaciones sobre el grupo suizo y permanecen a la expectativa ante el desarrollo de la crisis contable. Así, Deutsche Bank rebaja la recomendación a ¢mantener¢ desde ¢comprar¢; Goldman Sachs ha suspendido su recomendación de ¢sobreponderar¢; la agencia de calificación Moody's ha rebajado su rating sobre la deuda a largo plazo de Adecco desde ¢Baa2¢ a ¢Baa3¢; por último Standard and Poors penaliza la misma partida de las cuentas de Adecco al disminuir su rating a ¢BBB-¢ desde ¢BBB+¢.