Fondos

La biotecnología aguarda un nuevo empujón en 2004

Los fondos que invierten en biotecnología tienen ciertas peculiaridades que les diferencia del resto de familias de la inversión colectiva. La más notable, probablemente, es que los gestores de estos fondos no suelen ser economistas ni financieros, sino médicos y biólogos. Lo que no quiere decir que no tengan conocimientos suficientes de finanzas como para gestionar el producto.

'Es necesario que el equipo de gestión esté dirigido por personas que conozcan el sector. No sólo hay que saber interpretar el balance de una compañía, también conocer lo que está investigando y sus probabilidades de éxito', explica Ramón Esteruelas, director de clientes institucionales de ING Investment Management.

Como muchos otras familias, los fondos biotecnológicos vivieron en 2003 una viva recuperación, tras dos años de fuertes pérdidas. Estos productos cosecharon unas ganancias medias del 20% a lo largo del pasado año. A pesar del repunte -un 60% para el índice Nasdaq Biotechnology en los últimos 12 meses-, los expertos confían aún en un sector que sufrió un duro castigo en los peores años de la última crisis.

'El mercado ha digerido bien el fuerte rally de mayo y junio y muchas de las exageraciones se han corregido', afirma en su último informe Michael Sjöström, asesor del fondo de biotecnología del banco suizo Pictet, el mayor producto del mundo de esta familia. 'Los valores de biotecnología se están beneficiando de sólidos fundamentales, gracias al crecimiento de las ventas y de los beneficios, así como a la aprobación de nuevos productos y un entorno regulador favorable', añade.

Son muchas las compañías que tienen en estos momentos productos en fase muy avanzada de investigación y que están a punto de ser aprobados para su comercialización. 'Son medicamentos que comenzaron a investigarse tres o cuatro años atrás y que se espera que amorticen toda la inversión en investigación y desarrollo una vez comiencen a comercializarse', explica Esteruelas.

Otra de las peculiaridades de este sector, formado por compañías que investigan y desarrollan fármacos, es su extremada volatilidad. Su movimiento en Bolsa obedece más a rumores y noticias que a sus fundamentales. La aprobación de un fármaco puede disparar al alza el precio en Bolsa de la compañía, pero su rechazo puede provocar todo lo contrario, como le sucedió a Zeltia en junio de 2003.

El universo biotecnológico mundial está formado por cerca de 400 compañías, buena parte de las cuales tienen una capitalización mediana o pequeña. Este es un aspecto que ha influido en su evolución bursátil, pues han sido las compañías de este tamaño las que sobresalieron con el repunte bursátil. Para este ejercicio se espera que también acompañen en su subida a las grandes compañías, más retrasadas. Además los expertos consideran que los fondos de biotecnología han subido mucho, pero no tanto como otros productos que han despuntado, lo que les daría un margen al alza.

'Otro catalizador es el proceso de concentración del sector, que comenzó primero en Estados Unidos y está pasando a Europa', sostiene Esteruelas. 'Supone un ahorro de costes para las compañías y por tanto mayores ingresos'.