EDITORIAL

Transparencia y Bolsa

El regulador de Estados Unidos ha extendido las investigaciones sobre prácticas fraudulentas o de legalidad dudosa a todos los mercados del país, después de los fiascos detectados recientemente en la Bolsa de Nueva York. El mensaje lanzado por la Comisión del Mercado de Valores (SEC) con este anuncio es categórico: la transparencia debe presidir el intercambio de las operaciones en todos y cada uno de los mercados. Es el único modo de que el inversor final, institucional o privado, no se sienta traicionado por quienes ejecutan la orden.

El regulador da, así, una nueva vuelta de tuerca al proceso de recuperación de la confianza de los inversores, justo cuando las Bolsas parecen haber dejado atrás una larga y dura crisis. La transparencia es la premisa principal de cualquier mercado organizado. Y las autoridades bursátiles no deben escamotear esfuerzos por garantizarla.