Escándalo financiero

El juez toma declaración a los últimos detenidos por el §caso Parmalat§

Los últimos directivos de Parmalat detenidos por la policía prestaron hoy declaración ante el juez, entre ellos el ex director financiero Fausto Tonna, considerado el cerebro de la mayor estafa de las últimas décadas en Italia. La confesión de Tonna, que entró en la sociedad en 1987 se considera vital para arrojar luz sobre un complejo entramado de "ingeniería financiera" cuajado de maniobras ilícitas durante los últimos quince años y sobre el destino de los fondos desviados desde el primer grupo alimentario italiano.

El directivo, que se encuentra en la cárcel de San Silvestro en Parma desde el pasado miércoles, había admitido ya sus maniobras para ocultar un "agujero" en las cuentas de la empresa cercano a los 10.000 millones euros pero insistió en que actuó siempre bajo las órdenes del ex presidente Stefano Tanzi.

Las fiscalías de Parma y Milán, que coordinan la investigación, tienen ahora como prioridad localizar los fondos que los directivos de Parmalat se sospecha hayan ocultado en el extranjero cuando la crisis financiera era ya inminente.

El ¢tesoro¢ de Tanzi

En este sentido el diario Il Corriere della Sera, el de mayor tirada del país, hace referencia al "tesoro de Tanzi" y subraya las incógnitas sobre 3.700 millones de euros que el empresario podría haber depositado en lugar seguro. Pocos días antes de su detención Tanzi realizó un viaje que le llevó a Portugal, Ecuador y Suiza en un periplo que el interesado calificó como de "turístico" pero cuya finalidad plantea serias dudas a los investigadores.

Citando fuentes financieras, el "periódico señala que el fundador de Parmalat había asegurado a finales de noviembre contar con la millonaria suma y que tenía intención de utilizar en una operación in extremis para salvar la sociedad. Sin embargo, desde la cárcel milanesa de San Vittore donde se encuentra, el empresario niega con rotundidad la existencia de este pretendido "tesoro".

Tanzi fue examinado hoy en su celda por tres médicos a petición de la defensa, que alega que los problemas cardíacos del empresario, de 65 años no aconsejan su permanencia en la cárcel, por lo que han pedido le sea concedido el arresto domiciliario. A su salida del penal, uno de los miembros del equipo médico, Livio Dei Cas, se limitó a señalar que Tanzi "es un hombre postrado".

El juez Guido Piffer debe decidir después de estudiar las conclusiones de los facultativos, pero la semana pasada ya rechazó la excarcelación de Tanzi alegando "peligro" de que huyese al extranjero o de que se destruyeran pruebas comprometedoras.

Ocho detenidos

Entre las ocho personas detenidas en el día de Fin de año y que comenzaron a ser interrogadas hoy figuran dos auditores externos de Parmalat de la filial italiana de la firma Grant Tronthon, entre ellos su responsable, Lorenzo Penca. Grant Tronthon, que certificó los balances de los ejercicios de Parmalat durante la década de los años 90, ha decido suspender a los dos empleados y ha hecho saber desde su sede central en EE UU que abrirá una investigación para depurar responsabilidades. Una novena persona sobre la que se emitió una orden de detención, el director de Parmalat en Venezuela, Giovanni Bonici, se encuentra todavía en el extranjero, pero ha hecho saber que está dispuesto a volver a Italia.

Mientras tanto, hoy ha continuado el trabajo del nuevo equipo gestor de Parmalat, que se encuentra en situación de administración controlada por el Gobierno bajo la gestión del comisario extraordinario Enrico Bondi, que trata de salvar la sociedad y con ella cerca de 36.000 puestos de trabajo. Con este fin Bondi ha anunciado la venta de una parte de los activos del grupo, entre los que figurarían en primer lugar el equipo de fútbol del Parma, que tiene deudas por valor de 77 millones de euros.