Aviación

Airbus logra superar a Boeing al entregar más de 300 aviones en 2003

El fabricante aeronáutico europeo Airbus superó por primera vez en 2003 a su competidor estadounidense Boeing, al conseguir entregar más de 300 aviones, según publica hoy el diario francés Le Figaro. La cifra precisa la comunicará el próximo día 15 Airbus, que ha previsto entregar una cantidad similar (poco más de 300 aparatos) tanto en 2004 como en 2005, mientras que Boeing había mantenido en las últimas semanas una previsión para el conjunto del pasado año de 280 aviones, lejos de los 620 de 1999, recoge el diario.

El éxito relativo del grupo europeo respecto a su eterno rival ha tenido su traducción igualmente en términos de encargos, ya que a finales de diciembre Airbus había vendido 293 aviones, frente a los 234 de Boeing en las mismas fechas. El cambio de liderazgo se explica en gran medida porque la filial de EADS ha conseguido ganar la confianza de varias compañías de bajo coste con un primer encargo a comienzos de 2003 de 120 aviones A320, a los que siguieron otras órdenes también relevantes de las aerolíneas estadounidenses JetBlue y Frontier Airlines.

Además, la propia crisis interna que ha sufrido Boeing, con un cambio en la presidencia después de diversos rumores que cuestionaban la gestión del equipo del antiguo "número uno", Phil Condit, llevó a la pérdida de un cliente tradicional como el australiano Qantas, que encargó al consorcio europeo 20 aviones, con otros 40 en opción de compra.

AIRBUS GROUP 89,00 -1,11%

Otro de los puntales comerciales de Airbus es su futuro avión gigante A380, con capacidad para transportar 555 pasajeros en su versión estándar, un costo de desarrollo de unos 11.000 millones de euros y cuyas primeras unidades estarán disponibles en 2006. Hasta mediados de diciembre, el fabricante del A380 acumulaba encargos de 129 de estos aviones.

Uno de los puntos débiles de la estrategia de Airbus es la actual debilidad del dólar frente al euro, que podría comprometer la competitividad de sus productos. Su casa matriz EADS (que controla el 80% del capital) paga el 60% de sus cargas en euros, pero más de la mitad de sus ventas se facturan en dólares.