Escándalo financiero

La justicia italiana acusa a Tanzi de malversar 800 millones de Parmalat

La investigación judicial sobre las irregularidades financieras en el caso Parmalat ha arrojado nuevos detalles de un escándalo financiero que implica de forma cada vez más directa a su ex presidente Calisto Tanzi. Tanzi, que es el accionista mayoritario del grupo, está acusado de haberse apropiado de cerca 800 millones de euros y de haber falseado datos contables para ocultar un agujero financiero que se situaría entre los 7.000 y los 13.000 millones.

Según fuentes judiciales consultadas por Efe, Tanzi y su hijo Stefano -también dirigente en la empresa- ¢eran absolutamente conscientes¢ de la total ausencia de beneficios del grupo en los últimos años y de la manipulación de los datos en los balances de la sociedad para ocultar su endeudamiento. Igualmente se asegura que el empresario ordenaba directamente la falsificación de documentos, como el del Banco de América en el que la financiera del grupo, Bonlat -con sede en las islas Caimán-, acreditaba la posesión de 3.950 millones de euros.

Fraude contable

Entre las innumerables operaciones ilícitas realizadas a través de otras compañías off shore situadas en paraísos fiscales figura el desvió de unos 500 millones de euros para cubrir las pérdidas de Parmatour, la filial del grupo dedicada al sector turístico y en manos de una hija del empresario, Francesca Tanzi. El principal testigo en contra de la familia Tanzi es el ex director financiero de Parmalat, Fausto Tonna, considerado el ¢cerebro¢ del grupo y que fue interrogado la semana pasada por las Fiscalías de Milán y Parma, que coordinan la investigación.

Tonna confesó que las actividades irregulares se remontan a finales de los años 80, en el momento en que la sociedad inicia un ambicioso programa de expansión internacional que le llevaron a contar con presencia en treinta países y cerca de 37.000 empleados. Tanzi rechaza con firmeza estas acusaciones y el haberse apropiado de dinero, asegurando que desvelará toda la verdad de su gestión, que comenzó en 1961, en una memoria que prepara desde la cárcel de San Vittore en Milán, donde fue conducido tras su detención en la capital lombarda el pasado sábado.

Parmalat, en quiebra

El grupo Parmalat fue declarado en quiebra oficialmente el pasado sábado, y el agujero en sus cuentas podría haber alcanzado los 8.221 millones de euros a 31 de diciembre de 2002, según los documentos remitidos por el gestor especial de Parmalat, Enrico Bondi, al tribunal de Parma. Sin embargo, el montante total se habría incrementado sensiblemente en 2003, según la prensa italiana. Calisto Tanzi, de 65 años, estaba siendo investigado desde el pasado 22 de diciembre, aunque quedó en libertad. El pasado 20 de diciembre salió de Italia para viajar a España, Portugal, Brasil, Venezuela y Suiza, para regresar a Italia el 26 de diciembre. El magistrado que instruye el caso, Guido Piffer, decidió ayer prolongar su arresto durante un día, tras estimar que existe peligro de fuga, así como la posibilidad de que Tanzi destruya u oculte pruebas.

La Bolsa de Milán ha decidido suspender la definitivamente la cotización de los títulos de Parmalat, ante el temor de que su regreso produzca un efecto dominó en la bolsa. De hecho, el pasado martes, último día de cotización de la Bolsa de Milán, valores como Fiat o Banco Nazionale del Lavoro cayeron un 4,15% y un 5,47% respectivamente