Empresas

El buen ejercicio se acompaña con los beneficios

Ha sido un año de consolidación de los beneficios empresariales en Europa y en Estados Unidos, tras dos ejercicios anteriores enfocados a saneamientos de los fondos de comercio generados en etapas expansionistas y a amortizar los costes por reducciones de plantilla. Otro aspecto positivo del ejercicio 2003 que destacan los analistas es que la mejora de los resultados va debiéndose más a la recuperación de las ventas que únicamente a la contención de los costes. Además casi todos los informes de los bancos de negocios han ido elevando sus estimaciones sobre el ejercicio que ya finaliza a medida que el año avanzaba, aspecto que se puede hacer extensible no sólo a Europa y Estados Unidos, sino también a Japón, que vuelve a la senda del crecimiento.

'Como balance global podemos afirmar que el 41% de las empresas europeas ha superado las expectativas de mercado, el 30% las ha igualado y el 29% ha presentado cifras por debajo del consenso', señala un informe de Sabadell Banca Privada. Y añade que se trata de un balance 'positivo aunque no tanto como el observado en Estados Unidos, donde el 54% de las empresas ha superado las previsiones, el 32% ha estado en línea y el 14% ha quedado por debajo de lo esperado'.

Con esos datos, los analistas consideran que el aumento de los beneficios de las empresas europeas antes de amortización del fondo de comercio en 2003 se acercará al 30%, dos puntos por encima de las previsiones realizadas en septiembre. Son las compañías de telecomunicaciones y tecnológicas las que presentan mejor evolución, mientras que, en el lado opuesto, las farmacéuticas y la químicas cerrarán el año con una ligera caída de beneficios.

Las empresas españolas se benefician de la reducción del riesgo crediticio

Respecto a Estados Unidos, Goldman Sachs ha aumentado a 53,50 dólares por acción la previsión de beneficios operativos para las compañías incluidas en el índice S&P 500. El banco de negocios mejora también en este informe, elaborado el pasado 11 de diciembre, la estimación del dividendo por acción, que eleva a 17 dólares. En él también se destaca la fuerte caída de las provisiones, frente a la cifra récord de 2002.

Fuerte ajuste

'El año 2003 se ha caracterizado por la revisión de los beneficios al alza después de tres ejercicios consecutivos de revisiones a la baja', señala Renta 4. Esta sociedad de Bolsa estima que 'así como la mejora de resultados se ha basado principalmente en el fuerte ajuste de costes acometido por las empresas, esperamos que la recuperación económica se traduzca en ventas crecientes, como ya se ha podido ver en los resultados del tercer trimestre, con un impacto positivo a nivel de beneficios'.

En el documento de Renta 4 se añade que esa influencia es además posible porque las cuentas empresariales se encuentran 'ya saneadas, con menores costes de estructura y menores gastos financieros'.

Lo que apunta Morgan Stanley sobre este ejercicio está en línea con estas conclusiones. 'Después de tres años de recesión, los mercados, las empresas y las economías del mundo encontraron finalmente su camino en 2003'. No obstante, esta entidad considera que las claves negativas que han planeado sobre este año y que pesarán en 2004 son la debilidad del dólar, el proteccionismo comercial y las incertidumbres debidas a la falta de estabilidad política en diversas áreas del mundo, especialmente algunas que influyen poderosamente en la evolución de los precios energéticos.

Pero con la recuperación también han cambiado los mensajes de algunas de las grandes empresas, como la automovilística Ford, segunda empresa del sector de Estados Unidos y del mundo. Este grupo ha revisado al alza su previsión de resultados para 2003. La compañía con sede en Detroit espera ahora cerrar el ejercicio con un beneficio por acción entre 1,05 y 1,10 dólares, frente a la anterior estimación que fijaba el resultado por título entre 0,95 a 1,05 dólares por título. Don Leclair, director financiero del grupo, ha adjudicado esta mejora a la fuerte reducción de los costes por medidas tomadas con anterioridad, así como al fuerte aumento de ingresos por el éxito de diversos modelos. Esas previsiones impulsaron el valor de Ford en Bolsa; y en una línea similar se comportaba la cadena de tiendas Wal Mart, que se veía beneficiada por la evolución de la demanda que se tradujo en un incremento de sus ingresos, pese a las previsiones pesimistas sobre la campaña de Navidad.

Algunas de las empresas de telecomunicaciones de Europa se han manifestado en este contexto optimista, tras limpiar 127.000 millones de su deuda, debida en parte a la burbuja tecnológica. El gigante de la telefonía móvil Vodafone calificó de excepcionales sus resultados, con aumento de la facturación del 13% y de los resultados brutos de explotación del 26%, pese a la feroz competencia. Mientras, France Télécom considera que el aumento de sus ingresos se mantendrá en la parte alta previsto en su plan. Y BT, que pudo compensar la caída de su negocio tradicional con sus nuevas actividades, está logrando mejores resultados de lo esperado. También Deutsche Telekom ha sorprendido gratamente a los analistas con sus beneficios.

Y las empresas aéreas, muy afectadas por la reducción del turismo tras el atentado del 11 de septiembre, comienzan a afrontar megaoperaciones para reordenar el sector.

América Latina

La superación del impacto más negativo de la crisis en América Latina tanto en resultados como en balance, especialmente en el caso de las empresas españolas, les está permitiendo una mejora sustancial de los resultados de este año. En el periodo enero-septiembre de 2003, el beneficio consolidado, antes de impuestos y minoritarios, generado por las empresas que integran el índice general de la Bolsa de Madrid ha crecido más del 200%, según el informe anual de Bolsas y Mercados Españoles.

Y se destacan como elementos negativos del ejercicio anterior, que no se han repetido al menos en la misma medida en 2003, la debacle de las economías latinoamericanas, así como las expectativas fallidas en la apuesta por la telefonía de tercera generación. En esta misma línea, el informe del Banco de España destaca que las empresas lograron los mejores resultados desde 1998. La evolución positiva de las cuentas de este año se confirma igualmente si se comparan con las de 2001, al producirse un crecimiento del 26%.

En España, el mejor comportamiento en las cuentas de resultados lo registraron Gamesa, TPI y las empresas inmobiliarias y de construcción. Mientras, Telefónica, que pasó de los 5.036 millones de pérdidas a 2.014 millones de beneficios, tendrá dificultades para cumplir sus previsiones al cerrar el año dado el fuerte impacto de su plan de regulación de empleo.

Para Josep Prats, director de análisis de Ahorro Corporación, uno de los factores fundamentales de apoyo en este año ha sido 'la reducción del riesgo crediticio'. También destaca que los inversores seguirán percibiendo las mejoras en la generación de resultados, aunque 2004 no será un año de incremento de los beneficios de las grandes empresas como Telefónica, Endesa, Banco Popular o Gas Natural.

No obstante, el informe de Sabadell Banca Privada considera que el impacto de la debilidad del dólar en las empresas europeas se reflejará en el cierre de las cuentas de este ejercicio. 'En nuestra opinión', señala, 'cada vez será más difícil justificar el buen comportamiento de los sectores cíclicos si persiste la debilidad del dólar frente al euro'.

Y las petroleras que se han beneficiado por el aumento de los precios del petróleo, en parte por la guerra de Irak, pero que han defraudado a algunos analistas, pueden ver en parte deteriorados sus resultados por la debilidad de la moneda americana.