Venta

Uralita pierde 22 millones con la venta de filiales

Uralita ha culminado prácticamente el proceso de venta de sus negocios no estratégicos. Ayer mismo anunció la enajenación de dos nuevas participadas.

En total, las seis operaciones de venta de filiales y fábricas a lo largo de 2003 se han saldado con minusvalías de unos 22 millones de euros. Ahora, Uralita sólo tiene pendiente resolver el futuro de Aragonesas y de su negocio de tejas en Brasil.

Al mismo tiempo, el grupo ha cerrado dos operaciones de venta de terrenos de antiguas fábricas con las que ha obtenido plusvalías de algo más de 21 millones de euros, lo que compensa las minusvalías por la enajenación de negocios. El grupo destaca también la reducción de endeudamiento que ha conseguido con la caja generada por las desinversiones.

En cuanto a las últimas ventas, ayer el grupo se desprendió de su negocio de cerámica plana, que comercializaba a través de la marca Gres de Valls. El comprador es la empresa castellonense Navarti, especializada en pavimentos y revestimientos cerámicos, que ha pagado 17,5 millones de euros. La operación ha generado una minusvalía contable para Uralita de unos 3,5 millones.

También ha vendido su negocio de aislantes de lana de roca situado en la localidad húngara de Tapolca a la multinacional danesa Rockwool Internacional.

La operación, efectuada a través de su filial Poliglás, implica una pérdida contable para Uralita de unos dos millones de euros.