Reestructuración

El Popular reduce un tercio el número de consejeros

El Popular redujo ayer su consejo en un tercio, al situarlo en 19 miembros, y adaptarlo así a las últimas normas de buen gobierno. Era la empresa cotizada con más consejeros. Entre los salientes, que sólo suman el 0,28% del capital, destacan Jesús Platero, el único ejecutivo, y Gabriel Gancedo, hasta ahora vicepresidente.

El Banco Popular aprobó ayer una drástica reducción de su consejo de administración, de un tercio. æpermil;ste es el primer recorte del máximo órgano de gobierno que acomete el banco en sus 77 años de vida. 10 de los más clásicos consejeros del grupo que presiden Luis y Javier Valls, anunciaron ayer la renuncia de sus cargos, con lo que su máximo órgano de control pasa de 29 miembros a 19.

El banco explica que esta reducción del consejo tiene como 'finalidad que la entidad se adecue a las últimas tendencias en materia de gobierno corporativo relativas a la dimensión del consejo y en aras a mantener una alta calificación del modelo de gestión de la entidad'. Además de las recomendaciones de buen gobierno, el banco justifica el adelgazamiento del consejo en el interés de 'mantener la alta calificación del modelo de gestión de la entidad'.

El Popular era el grupo con más consejeros de las empresas cotizadas españolas, algo que estropeaba ligeramente la buena imagen que tiene el banco en el cumplimiento de las normas de buen gobierno. La siguiente empresa del Ibex con más consejeros es Iberdrola, con 21.

De los salientes destacan Platero, consejero ejecutivo, y el vicepresidente Gabriel Gancedo

El ajuste del banco supondrá la salida del mismo de 11 miembros, entre los que se encuentra el único vicepresidente, Gabriel Gancedo de Seras, y el secretario, Jesús Platero Paz -cuyo nombre se ha especulado en alguna ocasión como posible presidente del banco-, que cesarán además en sus cargos en la comisión ejecutiva y en las restantes comisiones delegadas en las que participaban. Para el cargo de consejero ejecutivo, caso de Platero, existe un límite de edad para permanecer en el cargo, los 65 años, edad que cumplirá el día 27. Platero, no obstante, continuará como presidente del Banco de Galicia, cargo no ejecutivo.

El resto de los consejeros que abandonan su sillón no son ejecutivos, y aunque para éstos no existe límite de edad, el banco ha seguido el criterio de que abandonen el organismo de dirección aquellos que menor representación accionarial tenían en el Popular. Entre los 11 consejeros salientes suman sólo el 0,28% del capital del banco. Además, no pertenecen a la sindicatura de accionistas de Popular, salvo Gancedo, representado en el consejo por su hijo, Eric Gancedo.

Junto a Gancedo y Platero, han presentado la renuncia a sus cargos Ildefonso Ayala (que fue consejero delegado), José María Cata Virgili, Francisco Donate Vigón, Manuel Laffon de la Escorura, Luis Miralles, Santos Montoro, Alberto Parela, Enrique Pérez Sala y Giorgio Stecher (que fue director general).

Sus puestos serán amortizados, salvo el de Platero. En su sustitución, se ha nombrado por cooptación y previo informe de la comisión de nombramientos a Francisco Aparicio Valls, que será consejero, secretario del consejo y miembro y secretario de la comisión ejecutiva, pero a diferencia de su antecesor, no será ejecutivo.

Un ajuste a los pocos meses de incorporarse tres nuevos vocales

El ajuste del consejo se produce meses después de que el banco aumentase este órgano de gobierno en tres puestos al incorporar al empresario portugués Americo Ferreira de Amorim, tras el acuerdo suscrito

con el Popular para transferirle el control del Banco Nacional de

Crédito Inmobiliario (BCN) a cambio de un 4,5% del Popular (ahora posee el 4,75% y espera llegar al 5%). También entraron Vicente Santana y Emilio Viñas, socios fundadores de Iberagentes sobre el que el Popular construyó su banco privado. La Mutua Madrileña, que posee el 3% del capital y espera subirlo al 5%, también puede reclamar un puesto en el consejo. Tras esta reducción del consejo el banco ha reestructurado ciertas funciones como la de retribuciones del consejo y la dirección ejecutiva (que dependían de la comisión de auditoría) y pasa ahora a depender de la comisión de nombramientos.

La única vicepresidencia del grupo se queda vacante

El Popular ha decidido dejar vacante el puesto de vicepresidente, ocupado por Gabriel Gancedo. En el banco aseguran que 'no tiene intención de nombrar otro vicepresidente porque tenemos dos presidentes y uno puede sustituir al otro en cualquier ocasión'. El consejo ha destacado en esta reunión la

'valiosa contribución a la administración social desempeñada por el vicepresidente, el secretario consejero y los consejeros salientes' y ha manifestado 'su agradecimiento por los servicios prestados al

banco', al autorizar sus renuncias. De hecho, el banco asegura que las salidas no han sido traumáticas (al contrario de lo que ha ocurrido en otros grandes bancos). El banco ha reestructurado además determinadas funciones de las comisiones delegadas del consejo 'con la finalidad

de fortalecer su eficacia y mejorar, en definitiva, el gobierno

corporativo del banco, así como renovar sus componentes'.