Congreso

División en el consejo confederal de CC OO de cara al próximo congreso

El proceso congresual de CC OO se presenta claramente dividido. El consejo confederal de Comisiones Obreras -máximo órgano entre congresos- aprobó ayer el documento de ponencias y estatutos que discutirán en el VIII congreso confederal de esta central que se celebrará del 21 al 24 de abril próximos.

Pero este documento, que recoge las propuestas de política sindical de CC OO para los cuatro años siguientes, sólo logró el respaldo del 61,4% (78 votos a favor) de los miembros del consejo, frente al 37% (47 votos en contra) que lo rechazó y un 1,5% (dos votos) que se abstuvieron.

El porcentaje mayoritario que dio luz verde a las ponencias está formado por la mayoría del sindicato que respalda la candidatura de José María Fidalgo a la reelección en la secretaría general de CC OO.

Mientras que los rechazos y las abstenciones reflejan la oposición del histórico sector crítico encabezado por Agustín Moreno y por los seguidores de Rodolfo Benito, a quien Fidalgo cesó de sus cargos en la ejecutiva del sindicato hace casi dos años.

En principio, las dos corrientes críticas presentarán en el VIII Congreso una lista alternativa a la lista de candidatos a la ejecutiva confederal que presente el sector mayoritario.

La duda de Benito

A última hora de ayer la duda era si Rodolfo Benito se presentará también como candidato a la Secretaría General en pugna con Fidalgo. Los partidarios de Benito hicieron ayer números en el consejo para estudiar con qué partidarios cuentan en las organizaciones y decidir si finalmente se presenta o no. Lo más probable es que no lo haya, pero será hoy cuando despeje esa incógnita.

Por lo que se refiere a las ponencias, éstas enumeran 10 objetivos de política sindical para el periodo 2004-2008 y los medios para conseguirlos.

Entre estos objetivos están consolidar los sistemas públicos de protección social; abordar las nuevas realidades productivas, sobre todo los procesos de descentralización de la actividad y el fenómeno de las subcontratas, y reforzar la igualdad de trato en el empleo.

El informe de José María Fidalgo ante el consejo de ayer tuvo aún menos respaldo que las ponencias, ya que lo aprobó el 60% de los asistentes, frente al 35% en contra y el 5% de abstenciones.