Secretaría general

Rodolfo Benito se postula para suceder a Fidalgo en CCOO

El ex secretario de Organización de CC OO Rodolfo Benito ha anunciado hoy oficialmente que presentará su candidatura a la Secretaría General, que actualmente ocupa José María Fidalgo, aprovechando el VIII Congreso Confederal que se celebrará en abril. Benito destacó su "disposición para devolver la cohesión interna que nunca debió perder" la central sindical, para impulsar "la pluralidad y el equilibrio".

Asimismo, en rueda de prensa se mostró partidario de que el próximo Congreso sea punto de "encuentro" para resolver "diferencias" entre las organizaciones, con el objetivo de alcanzar un pacto desde el debate "abierto y democrático" que permita resolver posibles "discrepancias".

Benito mencionó tamibén el informe aprobado ayer por el Consejo Confederal, sobre el que dijo que tenía "una visión muy crítica", porque no define "ni objetivos ni estrategias", ni reflexiones sobre el marco sociolaboral o la evolución de la protección social.

Su plan de acción

Frente a ese documento, ha presentado hoy un programa de acción con doce puntos paralelo y destacado apartados como el que insta a la reflexión sobre el modelo de crecimiento y del mercado laboral, que, en su opinión, está "muy fraccionado", con una temporalidad y precariedad laboral crecientes.

Así, señaló como prioridades reducir la eventualidad y la siniestralidad en el mercado de trabajo o regular la subcontratación en cadena, además de resolver, dijo, "los flecos" laborales que se mantienen en relación con los salarios de tramitación, la situación de los trabajadores fijos-discontinuos y el empleo agrícola.

Benito advirtió además del descenso del gasto social en los últimos años tras manifestar su rechazo a la posibilidad de ampliar a toda la vida laboral el cálculo de las pensiones públicas porque en su opinión ello supondría un recorte económico de las mismas.

Además, el ex secretario de Organización apostó por un incremento del gasto para vivienda social que, dijo, es tres veces inferior al destinado en la UE, y solicitó políticas que presionen a la baja los precios y atajen la especulación en materia de suelo.