Moneda única

Trichet apuesta por una divisa fuerte mientras el euro supera los 1,2435 dólares

La divisa estadounidense se mantiene, por décimotercera vez en quince sesiones, en nuevos mínimos ante la divisa europea. El euro ha logrado superar los 1,2435 dólares alentado por los buenos datos de confianza empresarial en Alemania y por las declaraciones del presidente del BCE, que continúa apostando por la fortaleza de la moneda única.

El euro ha batido esta mañana un nuevo récord histórico al intercambiase a 1,2435 dólares, tras la publicación del ascenso del índice de confianza empresarial en Alemania en diciembre, por octavo mes consecutivo. Los operadores prevén que la moneda única puede alcanzar hoy los 1,2475 dólares o, incluso, la marca de los 1,25 dólares. A las 18.49 (hora española) el euro se situaba en los 1,241 dólares. Por su parte, el Banco Central Europeo (BCE) ha fijado el cambio oficial del euro en 1,2403 dólares. Entre los factores más relevantes que, según los expertos, están contribuyendo a esta imparable tendencia alcista de la divisa europea, está el creciente debilitamiento del dólar propiciado por el excesivo déficit comercial de EE UU.

Son muchas las voces que claman por la necesidad de intervención de la moneda única por parte del Banco Central Europeo (BCE) para frenar esta continúa revalorización, que podría acabar afectando a las exportaciones del área euro. En este sentido, el presidente de esta entidad, Jean-Claude Trichet, señala hoy, en una entrevista recogida por The Wall Street Journal que las "intervenciones por los bancos centrales siempre son posibles y nunca las comentamos". El banquero francés prefiere no hablar de una moneda "demasiado fuerte" o "demasiado débil" y se inclina por "una estrategia a largo plazo de monedas fuertes y estables", tanto en la zona euro, como en EE UU.

La moneda europea se ha apreciado este año más de un 18% frente al billete verde, sin que la entidad emisora diera ninguna señal de querer intervenir en los mercados para ayudar al dólar. De hecho, el economista jefe del BCE, Otmar Issing, señaló ayer que el euro se cambia ahora a niveles cercanos a los que comenzó a cotizar a principios de 1999, y manifestó que el banco considera que los últimos valores récord logrados por esta divisa no van a perjudicar a la economía del área. Esta despreocupación por los efectos negativos de la revalorización del euro en la economía del área ha contribuido, según los analistas, a intensificar su subida.

Por otro lado, hoy el consejo de gobierno del BCE ha emitido un informe en que considera necesario que los diez nuevos Estados que entrarán en la UE en mayo de 2004 se comprometan a realizar todos los esfuerzos necesarios para la posterior adopción del euro. Apunta, además, que una vez que se incorporen a la UE, estos países "deberán considerar su política cambiaria una cuestión de interés común" y añade que el objetivo principal de su política monetaria "debe ser la estabilidad de precios".