Telefonía

Costa y las operadoras pactan el Plan de Calidad del móvil

El Ministerio de Ciencia y Tecnología y las operadoras celulares firmaron ayer el segundo pacto en 12 meses para detener el deterioro de la calidad del servicio de telefonía móvil en España.

En este nuevo intento se ha alcanzado un mayor grado en la concreción de los objetivos a conseguir que en el anterior -firmado por los mismos interlocutores en diciembre de 2002-. Aquel pacto no ha tenido ningún tipo de plasmación práctica a lo largo del ejercicio que ahora termina.

En el documento suscrito ayer, la partes acuerdan crear un comité conjunto de control que comenzará a actuar el próximo día 1 de enero de 2004. Su principal función será elaborar y hacer público un informe trimestral en el que se recogerán un número importante de parámetros con datos que certifiquen las bondades y las deficiencias del servicio. Según el ministro de Ciencia y Tecnología, Juan Costa, estos datos 'deben estar auditados y han de ser comparables'. El primer informe con información sobre los meses de enero, febrero y marzo de 2004 debe ver la luz en mayo próximo.

Por parte de las operadoras de telefonía firmaron ayer el acuerdo tres de los cuatro primeros ejecutivos: Javier Aguilera, de Telefónica Móviles; Francisco Román, de Vodafone, y Antonio Cantón, de Xfera. En el caso de Amena, el consejero delegado de la operadora, Belarmino García, estuvo ausente, y en su lugar plasmó la rubrica Joan David Grimá, vicepresidente de Auna, el holding en que está integrada la operadora celular.

Los costes del plan de calidad no fueron cuantificados. Juan Costa estimó entre 150 y 200 millones la cantidad necesaria para completar la cobertura del servicio al 100% de la población española.

El pacto aborda los problemas de cobertura que sufre el sector como consecuencia de la oposición ciudadana a la instalación de nuevas antenas. Los interlocutores pretenden que las soluciones vengan de la mano del nuevo organismo de coordinación territorial que prevé la nueva Ley General de Telecomunicaciones, y en el que están representados los Ejecutivos nacional, autonómicos y las corporaciones locales. Las operadoras esperan que la intervención de este organismo permita ofrecer el servicio de telefonía móvil a los 37 millones de usuarios españoles 'de la forma más eficiente posible, identificando, analizando y proponiendo soluciones en aquellas zonas en las que la cobertura no alcance los niveles de calidad deseados'.

El titular de Ciencia y Tecnología aseguró que hay zonas geográficas en las que la inversiones imprescindibles para mejorar la cobertura ofrecen expectativa de rentabilidad reducidas, por lo que la posibilidad de compartir infraestructuras contemplada en la nueva ley resultará un instrumento 'importante' para alcanzar el 100% de cobertura. El acuerdo suscrito tendrá una vigencia de dos años, pero será prolongable con carácter anual.

El primer informe trimestral se hará público en mayo de 2004

medición Sistema adoptado Parámetros Mapa Anticipación

Las mediciones de calidad se realizarán sobre un número importante de parámetros comparables entre los que Costa citó las reclamaciones sobre la factura, el porcentaje de llamadas fallidas, el tiempo de establecimiento de llamada, la calidad de transmisión de la voz y la cobertura de la red, entre otros. La Administración supervisará los datos de las mediciones, ya que cuenta con la posibilidad de pedir auditorias a las compañías.

Costa aseguró que se elaborará un mapa que permitirá conocer el nivel de los parámetros de calidad de cada operadora en cada municipio y las zonas de sombra o sin cobertura que existen. Costa dijo que el mapa no recogerá datos de los más de 8.000 municipios españoles, pero sí un buen número. 'De esta manera, si un ayuntamiento no deja instalar antenas, los vecinos sabrán quién es el responsable de que no tengan cobertura'.

Tanto los responsables de las operadoras como el ministerio se niegan a reconocer que el pacto que han suscrito es una respuesta al deterioro de la calidad que se percibe en el servicio celular en los últimos años. Francisco Román, de Vodafone, aseguró que se trata de 'anticipar problemas futuros' que se plantearán con la llegada de la tercera generación de telefonía móvil. Las cuatro operadoras confirmaron que lanzarán el UMTS en 2004.