Precio del dinero

Rato matiza su comentario sobre la subida de tipos y descarta que sea "dramática¢

El ministro de Economía, Rodrigo Rato, descarta que la subida de tipos que vaticinó ayer sea "dramática". En cualquier caso, ha precisado que el encarecimiento del dinero en un 0,5% depende del mercado, por lo que "puede pasar o no". Durante una entrevista radiofónica, Rato ha asegurado que la convicción de que se inicia la recuperación económica puede hacer que tener tipos de interés tan bajos ¢no sea necesario¢.

El titular de Economía también se ha referido a los precios de la energía para respaldar las declaraciones del secretario de Estado del ramo, José Folgado, quien ayer tachó de "irresponsable" la política de precios de las empresas en las últimas semanas por estar aplicando subidas "inadmisibles. Para Rato, "el Gobierno, además de hacer cosas, tiene que informar a la opinión pública y máxime en una economía libre en la que el Gobierno no fija los precios".

"No sólo respaldo las declaraciones del señor Folgado, sino que creo que las compañías deben ser muy cuidadosas en repercutir las ventajas de su producción en el mercado internacional, como consecuencia del aumento del valor del euro", precisó Rato. "El euro ha aumentado mucho el valor y eso tiene ventajas e inconvenientes. Debemos tener las dos: las ventajas y los inconvenientes".

Rato ha hablado también de cuestiones fiscales para argumentar que es "más que discutible" la creación de las agencias tributarias autonómicas que están planteando comunidades como Cataluña o Andalucía. "Por tener un poquito de poder político, no se debe perjudicar que podamos tener una Agencia Tributaria potente y que permita dar, como la actual, un servicio público de ayuda al contribuyente muy importante", agregó.

Si el sistema se cambia "para mejorar la lucha contra el fraude y agilizar las devoluciones o el servicio al contribuyente, a mí -dijo Rato- me parece bien". Por el contrario, precisó, "si se cambia simplemente para poder decir 'yo ya tengo mi Agencia Tributaria'", como las autonomías que quieren tener sus consulados y sus embajadores, eso, según Rato, "me parece poco defendible".