Patrimonio

El reparto de dividendos alcanza el máximo histórico

Las empresas cotizadas en la Bolsa española han repartido entre sus accionistas 11.710 millones de euros en los 11 primeros meses del año, un 34,70% más que en 2002. Nunca en la historia del mercado nacional se había repartido una cifra igual.

En lo que va de año, el pago de dividendos ha crecido un 6,24% con respecto al ejercicio anterior. Mención especial hizo Antonio Zoido a las devoluciones por prima de emisión, sobre todo las que han hecho Telefónica y su filial de móviles, con un reparto de 2.418 millones. Además de Telefónica y su grupo de empresas, destaca el sector de la construcción cuya remuneración al accionista ha aumentado un 39% este año respecto al pasado.

En la presentación del balance del año de los mercados, Zoido se unió al conjunto de voces que advierten desde hace meses sobre la gran burbuja inmobiliaria en España. Del volumen de la misma da idea, según el presidente de Bolsas y Mercados Españoles, el hecho de que el 80% del patrimonio de las familias españolas es inmobiliario, mientras en Estados Unidos esta cifra se sitúa en el 34%, igual que en Francia y Canadá, a la vez que llega al 62% en Italia y al 59% en Australia, según los últimos datos disponibles.

El 20% del patrimonio restante de las familias españolas está invertido en activos financieros frente al 66% de las familias norteamericanas, francesas y canadienses; el 41% de las australianas, y el 38% de las italianas. Antonio Zoido señaló que 'la situación debe tender a corregirse, porque si estos datos sustentan la conveniencia de un reequilibrio en España, un factor adicional es el hecho de que mientras los activos financieros ofrecen un amplísimo abanico de posibilidades de diversificación, la oferta de activos inmobiliarios es mucho más reducida en términos de alternativas'. La liquidez, en definitiva, juega a favor siempre de los activos financieros en contra de los inmobiliarios.

Aun así, la inversión directa de las familias en acciones se ha revelado como uno de los fenómenos financieros y sociales de mayor relevancia desde la segunda mitad de los noventa. Al cierre de 1994, el valor de las acciones en manos de las familias se situaba en 98.819 millones de euros y representaba el 17,6% de los activos totales. Al término del segundo trimestre de 2002, la cifra se había triplicado y representaba ya el 26% del valor total de la cartera financiera de las familias españolas, que siguen siendo, junto a los inversores extranjeros, los principales propietarios de acciones.

El presidente de Bolsas y Mercados Españoles aboga por un equilibrio en el tipo de inversión

Impulsar un mercado fuerte y moderno

El discurso de Antonio Zoido ha cambiado de tono. Sin abandonar la idea de unas Bolsas más flexibles e integradas, el presidente de BME aseguró ayer que 'el objetivo es, en el nuevo entorno global de fuerte competencia entre operadores, impulsar un mercado español fuerte, moderno y dinámico que responda a los nuevos retos de la industria de valores y las demandas de todos los intermediarios en este mercado y, además, ofrecer a sus accionistas un valor seguro', dijo.

Zoido se mostró convencido de que la estructura actual del mercado ayudará a competir de forma más eficaz en Europa sin necesidad de eludirla.